JONÁS 

Jonás 1

1  La palabra de Yahveh fue dirigida a Jonás, hijo de Amittay, en estos términos:

2  «Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella que su maldad ha subido hasta mí.»

3  Jonás se levantó para huir a Tarsis, lejos de Yahveh, y bajó a Joppe, donde encontró un barco que salía para Tarsis: pagó su pasaje y se embarcó para ir con ellos a Tarsis, lejos de Yahveh.

4  Pero Yahveh desencadenó un gran viento sobre el mar, y hubo en el mar una borrasca tan violenta que el barco amenazaba  romperse.

5  Los marineros tuvieron miedo y se pusieron a invocar cada uno a su dios; luego echaron al mar la carga del barco para aligerarlo. Jonás, mientras tanto, había bajado al fondo del barco, se había acostado y dormía profundamente.

6  El jefe de la tripulación se acercó a él y le dijo: «¿Qué haces aquí dormido? ¡Levántate e invoca a tu Dios! Quizás Dios se preocupe de nosotros y no perezcamos.»

7  Luego se dijeron unos a otros: «Ea, echemos a suertes para saber por culpa de quién nos ha venido este mal.» Echaron  a suertes, y la suerte cayó en Jonás.

8  Entonces le dijeron: «Anda, indícanos tú, por quien nos ha venido este mal, cuál es tu oficio y de dónde vienes, cuál es tu país y de qué pueblo eres.»

9  Les respondió: «Soy hebreo y temo a Yahveh, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra.»

10 Aquellos hombres temieron mucho y le dijeron: «¿Por qué has hecho esto?» Pues supieron los hombres que iba huyendo  lejos de Yahveh por lo que él había manifestado.

11 Y le preguntaron: «¿Qué hemos de hacer contigo para que el mar se nos calme?» Pues el mar seguía encrespándose.

12 Les respondió: «Agarradme y tiradme al mar, y el mar se os calmará, pues sé que es por mi culpa por lo que os ha  sobrevenido esta gran borrasca.»

13 Los hombres se pusieron a remar con ánimo de alcanzar la costa, pero no pudieron, porque el mar seguía encrespándose en torno a ellos.

14 Entonces clamaron a Yahveh, diciendo: «¡Ah, Yahveh, no nos hagas perecer a causa de este hombre, ni pongas sobre  nosotros sangre inocente, ya que tú, Yahveh, has obrado conforme a tu beneplácito!»

15 Y, agarrando a Jonás, le tiraron al mar; y el mar calmó su furia.

16 Y aquellos hombres temieron mucho a Yahveh; ofrecieron un sacrificio a Yahveh y le hicieron votos.

 

Jonás 2

1  Dispuso Yahveh un gran pez que se tragase a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches.

2  Jonás oró a Yahveh su Dios desde el vientre del pez.

3  Dijo: Desde mi angustia clamé a Yahveh          y él me respondió;          desde el seno del seol grité,          y tú oíste mi voz.

4  Me habías arrojado en lo más hondo, en el corazón del mar,          una corriente me cercaba:          todas tus olas y tus crestas          pasaban sobre mí.

5  Yo dije: ¡Arrojado estoy          de delante de tus ojos!          ¿Cómo volveré a contemplar          tu santo Templo?

6  Me envolvían las aguas hasta el alma,          me cercaba el abismo,          un alga se enredaba a mi cabeza.

7  A las raíces de los montes descendí,          a un país que echó sus cerrojos tras de mí para             siempre,          mas de la fosa tú sacaste mi vida,      Yahveh, Dios mío.

8  Cuando mi alma en mí desfallecía          me acordé de Yahveh,          y mi oración llegó hasta ti,          hasta tu santo Templo.

 

9  Los que veneran vanos ídolos          su propia gracia abandonan.

10 Mas yo con voz de acción de gracias          te ofreceré sacrificios,          los votos que hice cumpliré.          ¡De Yahveh la salvación!

11 Y Yahveh dio orden al pez, que vomitó a Jonás en tierra.

 

Jonás 3

1  Por segunda vez fue dirigida la palabra de Yahveh a Jonás en estos términos:

2  «Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad y proclama el mensaje que yo te diga.»

3  Jonás se levantó y fue a Nínive conforme a la palabra de Yahveh. Nínive era una ciudad grandísima, de un recorrido  de tres días.

4  Jonás comenzó a adentrarse en la ciudad, e hizo un día de camino proclamando: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida.»

5  Los ninivitas creyeron en Dios: ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor al menor.

6  La palabra llegó hasta el rey de Nínive, que se levantó de su trono, se quitó su manto, se cubrió de sayal y se  sentó en la ceniza.

7  Luego mandó pregonar y decir en Nínive: «Por mandato del rey y de sus grandes, que hombres y bestias, ganado mayor y menor, no prueben bocado ni pasten ni beban agua.

8  Que se cubran de sayal y clamen a Dios con fuerza; que cada uno se convierta de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos.

9  ¡Quién sabe! Quizás vuelva Dios y se arrepienta, se vuelva del ardor de su cólera, y no perezcamos.»

10 Vio Dios lo que hacían, cómo se convirtieron de su mala conducta, y se arrepintió Dios del mal que había determinado hacerles, y no lo hizo.

 

Jonás 4

1  Jonás, se disgustó mucho por esto y se irritó;

2  y oró a Yahveh diciendo: «¡Ah, Yahveh!, ¿no es esto lo que yo decía cuando estaba todavía en mi tierra? Fue por eso por lo que me apresuré a huir a Tarsis. Porque bien sabía yo que tú eres un Dios clemente y misericordioso, tardo a la cólera y rico en amor, que se arrepiente del mal.

3  Y ahora, Yahveh, te suplico que me quites la vida, porque mejor me es la muerte que la vida.»

4  Mas Yahveh dijo: «¿Te parece bien irritarte?»

5  Salió Jonás de la ciudad y se sentó al oriente de la ciudad; allí se hizo una cabaña bajo la cual se sentó a la  sombra, hasta ver qué sucedía en la ciudad.

6  Entonces Yahveh Dios dispuso una planta de ricino que creciese por encima de Jonás para dar sombra a su cabeza y librarle así de su mal. Jonás se puso muy contento por aquel ricino.

7  Pero al día siguiente, al rayar el alba, Yahveh mandó a un gusano, y el gusano picó al ricino, que se secó.

8  Y al salir el sol, mandó Dios un sofocante viento solano. El sol hirió la cabeza de Jonás, y éste se desvaneció; se deseó la muerte y dijo: «¡Mejor me es la muerte que la vida!»

9  Entonces Dios dijo a Jonás: «¿Te parece bien irritarte por ese ricino?» Respondió: «¡Sí, me parece bien irritarme hasta la muerte!»

10 Y Yahveh dijo: «Tu tienes lástima de un ricino por el que nada te fatigaste, que no hiciste tú crecer, que en el  término de una noche fue y en el término de una noche feneció.

11 ¿Y no voy a tener lástima yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no  distinguen su derecha de su izquierda, y una gran cantidad de animales?»

 

Continua…