EPÍSTOLA A TITO 

Tito 1

1  Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo para llevar a los escogidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdad que es conforme a la piedad,

2  con la esperanza de vida eterna, prometida desde toda la eternidad por Dios que no miente,

3  y que en el tiempo oportuno ha manifestado su Palabra por la predicación a mí encomendada según el mandato de Dios nuestro Salvador,

4  a Tito, verdadero hijo según la fe común. Gracia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.

5  El motivo de haberte dejado en Creta, fue para que acabaras de organizar lo que faltaba y establecieras presbíteros en cada ciudad, como yo te ordené.

6  El candidato debe ser irreprochable, casado una sola vez, cuyos hijos sean creyentes, no tachados de libertinaje  ni de rebeldía.

7  Porque el epíscopo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no arrogante, no colérico, no bebedor, no violento, no dado a negocios sucios;

8  sino hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, piadoso, dueño de sí.

9  Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen.

10 Porque hay muchos rebeldes, vanos habladores y embaucadores, sobre todo entre los de la circuncisión,

11 a quienes es menester tapar la boca; hombres que trastornan familias enteras, enseñando por torpe ganancia lo que no deben.

12 Uno de ellos, profeta  suyo, dijo: «Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, vientres perezosos.»

13 Este testimonio es verdadero. Por tanto repréndeles severamente, a fin de que conserven sana la fe,

14 y no den oídos a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.

15 Para los limpios todo es limpio; mas para los contaminados e incrédulos nada hay limpio, pues su mente y conciencia  están contaminadas.

16 Profesan conocer a Dios, mas con sus obras le niegan; son abominables y rebeldes e incapaces de toda obra buena.

 

Tito 2

1  Mas tú enseña lo que es conforme a la sana doctrina;

2  que los ancianos sean sobrios, dignos, sensatos, sanos en la fe, en la caridad, en la paciencia, en el sufrimiento;

3  que las ancianas asimismo sean en su porte cual conviene a los santos: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, maestras del bien,

4  para que enseñen a las jóvenes a ser amantes de sus maridos y de sus hijos,

5  a ser sensatas, castas, hacendosas, bondadosas, sumisas a sus maridos, para que no sea injuriada la Palabra de Dios.

6  Exhorta igualmente a los jóvenes para que sean sensatos en todo.

7  Muéstrate dechado de buenas obras: pureza de doctrina, dignidad,

8  palabra sana, intachable, para que el adversario se avergüence, no teniendo nada malo que decir de nosotros.

9  Que los esclavos estén sometidos en todo a sus dueños, sean complacientes y no les contradigan;

10 que no les defrauden, antes bien muestren una fidelidad perfecta para honrar en todo la doctrina de Dios nuestro  Salvador.

11 Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres,

12 que nos enseña a que, renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos con sensatez, justicia y piedad en el siglo presente,

13 aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo;

14 el cual se entregó por nosotros a fin de = rescatarnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo que fuese suyo, = fervoroso en buenas obras.

15 Así has de enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad. Que nadie te desprecie.

 

Tito 3

1  Amonéstales que vivan sumisos a los magistrados y a las autoridades, que les obedezcan y estén prontos para toda  obra buena;

2  que no injurien a nadie, que no sean pendencieros sino apacibles, mostrando una perfecta mansedumbre con todos los hombres.

3  Pues también nosotros fuimos en algún tiempo insensatos, desobedientes, descarriados, esclavos de toda suerte de  pasiones y placeres, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y aborreciéndonos unos a otros.

4  Mas cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres,

5  él nos salvó, no por obras de justicia que hubiésemos hecho nosotros, sino según su misericordia, por medio del baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo,

6  que derramó sobre nosotros con largueza por medio de Jesucristo nuestro Salvador,

7  para que, justificados por su gracia, fuésemos constituidos herederos, en esperanza, de vida eterna.

8  Es cierta esta afirmación, y quiero que en esto te mantengas firme, para que los que creen en Dios traten de sobresalir en la práctica de las buenas obras. Esto es bueno y provechoso para los hombres.

9  Evita discusiones necias, genealogías, contiendas y disputas sobre la Ley, porque son inútiles y vanas.

10 Al sectario, después de una y otra amonestación, rehúyele;

11 ya sabes que ése está pervertido y peca, condenado por su propia sentencia.

12 Cuando te envíe a Artemas o a Tíquico, date prisa en venir donde mí a Nicópolis, porque he pensado pasar allí el invierno.

13 Cuida de proveer de todo lo necesario para el viaje a Zenas, el perito en la Ley, y a Apolo, de modo que nada les falte.

14 Que aprendan también los nuestros a sobresalir en la práctica de las buenas obras, atendiendo a las necesidades  urgentes, para que no sean unos inútiles.

15 Te saludan todos los que están conmigo. Saluda a los que nos aman en la fe. La gracia sea con todos vosotros.

 

Continua…