Slider

Para estudiar el dogma de la Virginidad Perpetua de María a profundidad

La Virgen María

Los católicos profesamos que la Santísima Virgen María fue virgen antes del parto, en el parto, y después del parto. Creemos que solamente tuvo a un hijo, Jesús, que fue engendrado por obra y gracia del Espíritu Santo.

A diferencia de nosotros y los ortodoxos, el protestantismo discrepa de este dogma de fe y cree que María tuvo por lo menos siete hijos arguyendo fundamentarse en las Escrituras. En el presente capítulo se hace un resumen, con su respectiva refutación, de los argumentos bíblicos que suelen utilizar los protestantes, para intentar justificar su opinión.

Argumento 1: La Biblia habla de hermanos de Jesús

Debido a que la Biblia habla de hermanos de Jesús, los protestantes interpretan que son hijos de María. Veamos los pasajes en cuestión:

“¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?”[1]

“¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.”[2]

“Llegan su madre y sus hermanos, y quedándose fuera, le envían a llamar.”[3]

“Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.”[4]

Sin embargo, un análisis cuidadoso de estos textos revela que la cuestión no es tan simple. Esto, porque a lo largo de toda la Escritura es frecuente encontrar que la palabra hermano es utilizada en por lo menos cuatro contextos:

Primer Contexto: Para denotar hermanos de Sangre (hijos de la misma madre o del mismo padre)

“Conoció el hombre a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: «He adquirido un varón con el favor de Yahveh.» Volvió a dar a luz, y tuvo a Abel su hermano. Fue Abel pastor de ovejas y Caín labrador.”[5]

En el ejemplo anterior, Caín es identificado como hermano de Abel porque son ambos hijos de Adán y Eva.

Segundo Contexto: Para denotar familiares o parientes

“Dijo, pues, Abram a Lot: «Ea, no haya disputas entre nosotros ni entre mis pastores y tus pastores, pues somos hermanos.”[6]

Aquí vemos a Abraham llamando a Lot hermano, cuando realmente Abraham es su tío:

“Estos, son los descendientes de Téraj: Téraj engendró a Abram, a Najor y a Harán. Harán engendró a Lot.”[7]

En otro pasaje vemos cómo la madre y el hermano de Rebeca la llaman hermana (lo cual es una forma de decirle “pariente”):

“El hermano y la madre de Rebeca dijeron: «Que se quede la chica con nosotros unos días, por ejemplo diez. Luego se irá.» as él les dijo: «No me demoréis. Puesto que Yahveh ha dado éxito a mi viaje, dejadme salir para que vaya donde mi señor.» ellos dijeron: «Llamemos a la joven y preguntémosle su opinión.» Llamaron, pues, a Rebeca, y le dijeron: «¿Qué? ¿te vas con este hombre?» «Me voy», contestó ella. Entonces despidieron a su hermana Rebeca con su nodriza, y al siervo de Abraham y a sus hombres. Y bendijeron a Rebeca, y le decían: «¡Oh hermana nuestra, que llegues a convertirte en millares de miríadas, y conquiste tu descendencia la puerta de sus enemigos!»”[8]

En el Nuevo Testamento Filipo es llamado hermano de Herodes y realmente es su medio hermano:

“En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene.”[9]

Filipo era hijo de Herodes el Grande y Cleopatra de Jerusalén, mientras que Herodes era hijo de Herodes el Grande y Maltace (su cuarta esposa). Aunque la Biblia no detalla su genealogía y se limita a llamarlo su hermano, se sabe que no son hijos de la misma madre por los detallados escritos del historiador judío Flavio Josefo.

Lo mismo sucede con Laban que llama a Jacob su hermano a pesar de ser su tío[10]

Tercer Contexto: Para denotar miembros del mismo pueblo

“En aquellos días, cuando Moisés ya fue mayor, fue a visitar a sus hermanos, y comprobó sus penosos trabajos; vio también cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos.”[11]

En dicho texto se narra cómo Moisés vio que golpeaban a un hebreo, y por ser de su mismo pueblo lo identifica como uno de sus hermanos.

Cuarto Contexto: Para denotar hermanos espirituales

“Él les responde: «¿Quién es mi madre y mis hermanos?» Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre».”[12]

En dicho texto se contrapone el parentesco carnal con el parentesco espiritual. El pasaje dice en pocas palabras que la familia de Jesús es quien hace la voluntad de Dios.

Otra evidencia de que la palabra “hermanos” por sí sola no implica hijos de una misma madre, la tenemos en varios pasajes del Antiguo Testamento:

“No descubrirás la desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o fuera de ella.”[13]

Si alguien toma por esposa a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, viendo así la desnudez de ella y ella la desnudez de él, es una ignominia…”[14]

“Maldito quien se acueste con su hermana, hija de su padre o hija de su madre. – Y todo el pueblo dirá: Amén.”[15]

Allí se observa cómo en la Escritura ser llamado hermano de alguien no implica necesariamente ser hijo de los mismos padres, y por eso se tiene que especificar: “hija de su madre” o “hija de su padre”.

Esta diversidad en el uso de la palabra hermano, se debe a que en arameo (el cual era el idioma de Jesús y sus discípulos) era común utilizar la palabra “aja” = hermano, para referirse a los parientes cercanos. Y aunque en griego (el idioma en que se encuentran los escritos del Nuevo Testamento) si existe un equivalente para primo: anepsios”, aun así la palabra adelphos (hermano en griego) es frecuentemente utilizada con un significado más extenso que el de hermano carnal, debido a la fuerte influencia del lenguaje arameo y del hebreo en la Escritura.

Por otro lado, en modo alguno se puede pasar por alto la importantísima traducción griega de la Biblia, llamada “de los Setenta” o “Septuaginta” (LXX). Ésta versión del siglo II antes de Cristo, cuidadosamente elaborada y utilizada por la diáspora judía helenizada, desarrolla un griego de fuerte componente hebraico. Y en ésta, apenas utiliza la palabra anepsios, (primo o pariente en griego) (sólo dos veces: Números 36,11 y Tobías 7,2), en favor de adelphos (hermano).

Los traductores de la Septuaginta no dudaron en traducir “aja” (Hebreo) como “adelphos” (Griego), aún en los casos en donde el parentesco no era de hermanos hijos de un mismo padre o de una misma madre[16].

El griego del Nuevo Testamento se esfuerza por no alejarse ni un ápice de la versión de los Setenta por ser ésta ampliamente leída e incluso considerada milagrosa e inspirada. Algo que pesó grandemente en Lucas, pulcro helenista.

Si los hermanos de Jesús no necesariamente eran hijos de María y podían haber sido parientes, cabe preguntarse entonces de quien eran hijos.

Como hemos visto, según Mateo 13,55 y Marcos 6,3 los hermanos de Jesús son Santiago, José, Judas y Simón.

Si comenzamos estudiando las menciones que de Santiago se hacen en las Escrituras (llamado Jacobo en algunas traducciones), veremos que es muy probable que éste Santiago llamado “hermano del Señor” fuese uno de los Apóstoles. Lo deja entendido así San Pablo en la carta a los Gálatas:

“Y no vi a ningún otro Apóstol, y sí a Santiago, el hermano del Señor.”[17]

Otra evidencia de que era uno de los Apóstoles, es que se le considera una de las columnas de la Iglesia juntamente con Pedro y Juan, cosa que hubiese sido difícil de no haber sido uno de los Apóstoles:

“y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé: nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos.”[18]

Y de los Apóstoles llamados Santiago (que son dos), ninguno es hijo de José el carpintero, ya que uno es hijo de Alfeo y otro de Zebedeo:

“Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo.”[19]

Un argumento que he escuchado a menudo de parte de protestantes, consiste en alegar que Pablo habría llamado Apóstoles a otros hombres que no pertenecían al grupo de los doce, por tanto es posible que el hermano de Jesús fuera otro Santiago que también pudo ser llamado Apóstol por Pablo. Citan como ejemplo el caso de Andrónico y Junia también llamados Apóstoles:

“Saludad a Andrónico y Junia, mis parientes y compañeros de prisión, ilustres entre los Apóstoles, que llegaron a Cristo antes que yo.”[20]

Esta hipótesis, aunque viable, es dudosa en este contexto. Cuando Pablo se refiere a Santiago como Apóstol, está narrando el comienzo de su ministerio, cuando fue a conocer a Pedro, y nos dice que del resto de “los Apóstoles” (los 12) solamente conoció a Santiago. El contexto también lo hace probable ya que Pablo está hablando de los Apóstoles “anteriores a él”:

“Mas, cuando Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que le anunciase entre los gentiles, al punto, sin pedir consejo ni a la carne ni a la sangre, sin subir a Jerusalén donde los Apóstoles anteriores a mí, me fui a Arabia, de donde nuevamente volví a Damasco. Luego, de allí a tres años, subí a Jerusalén para conocer a Cefas y permanecí quince días en su compañía. Y no vi a ningún otro Apóstol, y sí a Santiago, el hermano del Señor.”[21]

Cuando Pablo menciona que vio a Santiago no podía referirse al hijo de Zebedeo y hermano de Juan, ya que este fue martirizado alrededor del año 44 d.C. según lo narra el libro de los hechos:

“Por aquel tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la Iglesia para maltratarlos. Hizo morir por la espada a Santiago, el hermano de Juan.”[22]

Por tanto, nos queda Santiago el menor, el cual es hijo de Alfeo. A este respecto muchos estudiosos piensan que su padre Alfeo es el mismo Cleofás, como argumenta el Padre Daniel Gagnón:

“Jacobo es llamado hijo de Alfeo en Mateo 10,3 que parece decir que o es otro Santiago o que María era esposa de Cleofás (CLOPAS en griego) y de Alfeo. Pero es la misma persona porque el nombre Alfeo en arameo es traducido Cleopas (Cleofás) en griego, como Saúl en hebreo es el mismo Apóstol Pablo en griego. Otros ejemplos: Mateo-Leví, Tadeo-Judas.”

Esto es bastante lógico ya que de las mujeres que estaban al pie de la cruz, la madre de Santiago el menor es otra María, esposa de Cleofás (Alfeo):

“Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.”[23]

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.”[24]

“Había también unas mujeres mirando desde lejos, entre ellas, María Magdalena, María la madre de Santiago el menor y de José, y Salomé.” [25]

De estos tres pasajes, aunque en Evangelios distintos, se describe de manera precisa las mujeres que estaban al pie de la cruz:

1) María Magdalena

2) María la madre de Santiago y de José y esposa de Cleofás (Alfeo)

3) Salomé, hermana de la madre de Jesús y madre de los hijos de Zebedeo.

Aclaremos primero que, aquí la madre de Santiago y José llamada María, no es la madre de Jesús, ya que ella no va al sepulcro y ésta María si va:

“Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamarle.”[26]

Notemos luego que esta María, que es Madre de Santiago, es llamada madre también de José (llamado hermano de Jesús también en Mateo 13,55).

En cualquier caso si Alfeo no fuera la misma persona que Cleofás, solamente significaría que hay tres personas llamadas Santiago: el hijo de Alfeo, el hijo de Zebedeo y el hijo de Cleofás, pero en cualquier caso, nótese que ninguno es hijo de María la madre de Jesús, que no fue ni esposa de Alfeo ni de Cleofás.

Por lo común de los nombres en aquella época, se podría objetar que es posible que Santiago y José mencionados como hermanos de Jesús en Mateo 13,55 y Marcos 6,3, no son los mismos Santiago y José hijos de María la mujer de Cleofás (Alfeo), pero esto no solamente sería muy casual, sino que no concordaría con la forma en que los evangelistas narran los hechos. Ellos son muy cuidadosos al identificar a quien hacen referencia, y por esto presentan a Santiago y a José como hermanos de Jesús en Mateo 13,55 y Marcos 6,3, luego nos presentan a María, mujer de Cleofás como madre de ellos. En pocas palabras, se les identifica primero a ellos, y luego se parte de esa referencia para identificar a María la mujer de Cleofás como su madre. No sería lógico que luego de identificar estos hombres, identifiquen a María como madre de otros Santiago y José también hermanos que no han mencionado antes.

Por si fuera poco, nos encontramos con que Judas, también llamado “hermano de Jesús” en Mateo 13,55 se declara hermano de Santiago en Judas 1,1

Judas, siervo de Jesucristo, hermano de Santiago, a los que han sido llamados, amados de Dios Padre y guardados para Jesucristo.”

Adicionalmente a esto, también hay evidencias que apuntan a que María no tuvo más hijos aparte de Jesús.

Jesús es llamado por la Biblia como “el hijo de María”

“¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.”[27]

El hecho de que Jesús es llamado en singularel hijo de María”, y no “uno de los hijos de María”, es indicativo que es su único hijo. Es importante también notar que dice que Jesús es hijo de María y aparte dice hermano de Santiago, Simón, Judas y José. Nunca dice que María es madre de Santiago, José, Judas y Simón.

Los llamados por la Biblia hermanos de Jesús parecen ser mayores que Él

Otro aspecto que llama la atención del Evangelio es que los hermanos de Jesús aparecen siempre como mayores que Jesús en edad, pues se permiten darle consejo y regañarle

“Y le dijeron sus hermanos: «Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.”[28]

“Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: «Está fuera de sí.»”[29]

Si Jesús era el primogénito, ésto hubiese ido en contra de la costumbre judía y de Oriente. Sólo era permitido tutelar sobre el resto de la familia a los hermanos mayores, pero no viceversa. El mayor aconsejaba y mandaba al menor.

Argumento 2: Jesús es llamado primogénito por tanto hubo más hijos

Los protestantes sostienen que el hecho de que Jesús fuera llamado primogénito implica que luego nacieron otros hijos. Quienes utilizan este argumento sostienen que si Jesús fuera el único hijo de María sería llamado unigénito en vez de primogénito, así como Jesús siendo hijo único del Padre es llamado su unigénito en pasajes como Juan 1,14; 1,18; 3,16; 3,18 y 1 Juan 4,9.

“y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.”[30]

En el texto anterior Jesús es llamado primogénito de María, pero en el siguiente es llamado unigénito del Padre:

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.”[31]

Ante todo es importante aclarar que el significado de primogénito es “primer nacido” y no implica la existencia de otros hijos. Cuando una mujer tiene su primer hijo, este es su primogénito y su unigénito a la vez. Cuando se desea hacer énfasis en que dicha mujer sólo tuvo un hijo, se suele utilizar la palabra unigénito, pero cuando se desea hacer énfasis en que es el primer nacido, se utiliza la palabra primogénito. En Zacarías podemos ver como Cristo (mencionado proféticamente) es llamado primogénito y unigénito al mismo tiempo:

“derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de oración; y mirarán hacia mí. En cuanto a aquél a quien traspasaron, harán lamentación por él como lamentación por hijo único, y le llorarán amargamente como se llora amargamente a un primogénito.”[32]

Por otro lado, Cristo mismo es llamado Primogénito del Padre a pesar de ser también su hijo único.

“Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.”[33]

Observe como Jesús es llamado primogénito no solamente de María sino también de Dios Padre, no por la existencia de otros hijos, sino porque dicha palabra se utiliza también para denotar preeminencia. Así un hijo primogénito es un “hijo consagrado”,
“hijo predilecto”, “receptor de las bendiciones de la primogenitura”. Veamos los siguientes pasajes que lo comprueban:

“«Él me invocará: ¡Tú, mi Padre, mi Dios y roca de mi salvación! Y yo haré de él el primogénito, el Altísimo entre los reyes de la tierra.”[34]

El salmo 89 dice que el Rey David es llamado primogénito por Dios (es el último de 8 hijos y no es el primer rey de la tierra, pero si es el rey predilecto de Yahveh)

En el libro del Génesis se narra que Jacob recibió las bendiciones de la primogenitura aunque nació después de Esaú:

“Dijo Jacob: «Véndeme ahora mismo tu primogenitura.» Dijo Esaú: «Estoy que me muero. ¿Qué me importa la primogenitura?»”[35]

Efraín es llamado “primogénito” en Jeremías 31,9 siendo el segundo hijo de José en Génesis 41,52

“Con lloro vienen y con súplicas los devuelvo, los llevo a arroyos de agua por camino llano, en que no tropiecen. Porque yo soy para Israel un padre, y Efraím es mi primogénito.”[36]

“y al segundo le llamó Efraím, porque – decía – «me ha hecho fructificar Dios en el país de mi aflicción».”[37]

Jesús es el primogénito de los muertos pero no el primero en morir. Él ocupa un lugar especial por ser el testigo fiel hasta la muerte:

“y de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados.”[38]

Israel es llamado el pueblo primogénito por Dios (Éxodo 4,22), pero no es el primer pueblo de la tierra y sí es el pueblo consagrado por Él.

“Y dirás a Faraón: Así dice Yahveh: Israel es mi hijo, mi primogénito.”[39]

Jesús es llamado primogénito de María ya que de acuerdo a las leyes religiosas de los judíos él tenía que ser consagrado:

“«Conságrame todo primogénito, todo lo que abre el seno materno entre los israelitas. Ya sean hombres o animales, míos son todos.»”[40]

Realmente a los judíos no les importaba saber si iban a tener otro hijo o no, lo que les importaba era cumplir la ley de culto que establecía que todo varón primogénito sería consagrado a Dios, y por eso a su primer hijo le llamaban primogénito aunque no sabían si habrían de tener más hijos después.

Estudiemos ahora el último argumento utilizado para afirmar que la Virgen María tuvo más hijos:

Argumento 3: La Biblia dice que José conoció a María por tanto tuvieron relaciones sexuales.

Y aquí citan Mateo 1,25:

“Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús.”[41]

Con ese texto los protestantes entienden que si bien José no “conoció” a María hasta el nacimiento de Jesús, después si lo hizo, pretendiendo que “conocer” significa tener relaciones sexuales.

Que la palabra “conocer” en el contexto mencionado se refiere a relaciones sexuales es algo que no se discute. Los protestantes suelen insistir mucho en probar este punto, como si alguien razonablemente cuerdo lo negara. Lo cierto es que dicho texto puede utilizarse para probar que Jesús nació sin intervención de José, pero no para probar que luego del nacimiento de Jesús si la “conoció”.

El texto griego utiliza aquí “ews” para la palabra “hasta”. Hay muchos pasajes en donde esta misma palabra es utilizada en los que se observa que no necesariamente implica un cambio posterior de estado. Entre estos podemos mencionar:

“Mira que yo estoy contigo; te guardaré por doquiera que vayas y te devolveré a este solar. No, no te abandonaré hasta haber cumplido lo que te he dicho».”[42]

Aquí, Dios promete a Jacob no abandonarle hasta cumplir las promesas que le ha hecho, pero no está diciendo que si le abandonará después de cumplirlas. ¿Por qué aquí sencillamente el pasaje no se limitó a escribir “No te abandonaré”? Sencillamente porque quería hacerse énfasis en que Dios no abandonaría a Jacob antes de cumplir sus promesas, pero no estaba afirmando que le abandonaría después. Así mismo en Mateo 1,25 el evangelista no estaba afirmando que José conoció a María después de dar a luz, sino que estaba haciendo énfasis en que Jesús nació sin intervención de José.

Otro ejemplo claro lo vemos en el siguiente pasaje:

“Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».”[43]

¿Esto significa que Jesús no estará con nosotros después del fin del mundo? No, quien escribió el texto no pretendía decir eso, sino enfatizar que el Señor no nos abandonará hasta el fin del mundo.

En el siguiente pasaje vemos cómo se afirma que la hija de Saúl no tuvo hijo hasta el día de su muerte.

“Y Mikal, hija de Saúl, no tuvo ya hijos hasta el día de su muerte.”[44]

¿Por qué no se escribió sencillamente “no tuvo ya hijos”?,¿Es que Mikal tuvo hijos después de muerta? No, no tuvo hijos, sencillamente quien escribe quiere hacer énfasis especial en que no tuvo más hijos.

Otros ejemplos:

“De David. Salmo. Oráculo de Yahveh a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que yo haga de tus enemigos el estrado de tus pies.”[45]

“Pues David no subió a los cielos y sin embargo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies.”[46]

¿Qué quiere decir en este caso ews? ¿Significa que Jesús ya no sigue ni seguirá sentado a la diestra del Padre después que sus enemigos caigan? ¿Cómo quedaría el texto si interpretamos ews con mentalidad protestante? Pues diría que después que los enemigos del Mesías caigan, dejará su lugar a la diestra del Padre.

Ahora detengámonos aquí con los ejemplos para no agobiar con citas, pero el lector puede encontrar otros ejemplos del uso de la palabra “hasta” (ews) sin cambio posterior de estado en Génesis 8,5 y 49,10; 1 Timoteo 4,13 y 6,14; Romanos 8,22; Filipenses 1,5.

Adicionalmente no se puede ignorar toda la evidencia bíblica que favorece el dogma de virginidad perpetua de María. Comencemos por notar la forma llamativa en que el ángel se refiere a María cuando habla con José:

“Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.»Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo.”[47]

Notemos aquí un pequeño detalle. Para todos siendo María la esposa de José es considerada su mujer, y aunque lo es legalmente y es llamada así incluso antes de que convivieran[48] aquí el ángel se refiere a ella como la madre del niño.

Para verlo más claro tomemos veamos cómo el ángel se refiere a Lot y su mujer en el Antiguo Testamento en una situación similar:

“Al rayar el alba, los ángeles apremiaron a Lot diciendo: «Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que se encuentran aquí, no vayas a ser barrido por la culpa de la ciudad.»”[49]

Cuando los ángeles hablan con Lot le dicen: “Toma a tu mujer y tus hijas”, pero con José dice el ángel “Toma al niño y a su madre, cosa que cobra sentido si José se casa con María solamente para hacerse cargo del cuidado de ella y del niño..

Ahora, si José conoció a María luego de nacer Jesús, cabría preguntarse ¿Cuándo? ¿Un día después de la purificación? ¿Un año después del nacimiento de Jesús? ¿Dos? ¿Tres quizá? Veamos:

En el destierro de la sagrada familia a Egipto después de la muerte del rey Herodes un ángel se le aparece en sueños a José ordenándole que regrese a Israel con María y el niño[50]. Ahora bien, se estima que el Mesías nació en el año 747 de la fundación del imperio romano, siete años antes de nuestra Era; y el rey Herodes el grande murió en la primavera del año 750, es decir, en el año 4 A.C. Por tanto, ¿No es extraño que luego de pasar de dos a cuatro años, hubiera sido tiempo más que suficiente para que José y María hayan decidido tener alguno de los “cuatro hermanos” y otras “hermanas” del Señor[51]?. Sin embargo el texto bíblico es muy explícito en mencionar que la familia de Jesús solamente consta de José y María.

Leamos lo que dice la Biblia de la infancia de Jesús, específicamente a la peregrinación a Jerusalén:

“Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.”[52]

Ya por esta época Jesús tenía doce años y no se mencionan otros hijos de José y María, además que el hecho de que María participara en la peregrinación a Jerusalén todos los años, es indicativo de que no los tenía, ya que la mujer en estos casos quedaba exenta de la peregrinación, y permanecían dedicadas al cuidado de los pequeños. ¿Es posible que María pudiera viajar todos los años hasta que Jesús tuviera doce años si en verdad hubiera tenido los cuatro hijos varones más las tres hijas hembras que algunos le quieren endosar? ¿Cuándo “conoció” entonces José a María? ¿Luego de que Jesús tuvo doce años?

Incluso luego, tenemos otra evidencia de que José no tuvo otros hijos con María, pues al pie de la cruz leemos:

“Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.”[53]

Jesús ve que su madre quedará sola y la encarga al cuidado de Juan, el discípulo amado. Más, si Jesús hubiera tenido otros hermanos no era necesario (ni legal) que Juan lo hiciera. Realmente si Jesús hubiera tenido hermanos, estos eran los que según la costumbre judía se encargarían del cuidado de su madre y no un no-miembro de la familia, aunque fuera “el discípulo amado”.

Argumentos bíblicos adicionales

María menciona al ángel de forma implícita su intención de permanecer Virgen

Leamos el relato de la anunciación en el Evangelio de Lucas:

“Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.

El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.»

María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.» Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel dejándola se fue.”[54]

Importante notar que:

1) Cuando la Virgen dice no conozco varón no se refiere al pasado, de ser así hubiera usado el aoristo (no he conocido varón), sin embargo usa el presente absoluto (no conozco; en el sentido de no tener intención de conocer varón), lo cual es una referencia implícita al voto de virginidad.

2) Sería ilógico que María respondiera así si no tenía un propósito de permanecer Virgen, ya que estando prometida con José y recibiendo el anuncio de que concebirá (en futuro) lo más normal sería que saliera embarazada. A pesar de eso, María solamente entiende que concebirá cuando el ángel le explica que el Espíritu Santo descenderá sobre ella.

La Virginidad de María, la Señal de que Jesús es el Mesías

Una de las señales que identificarían a Jesús como el Mesías, es que su madre sería una virgen que daría a luz:

“Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.”[55]

Si María hubiera tenido varios hijos, es decir hubiera perdido su virginidad, ¿qué garantía tenían los judíos años después para creer que Jesucristo era el Mesías hijo de la virgen? Ya que podían suponer que la historia de que había concebido por el Espíritu Santo era falsa. Por eso la señal. Si María tuvo un sólo hijo la señal permanecería de que ella era la virgen profetizada por Isaías. Y si continuó intacta, sin tener relaciones con José, los judíos no podrían negar que Jesús fue concebido por el Espíritu Santo, a menos que Jesús no fuera su hijo.

Recordemos que los que creerían en Jesús escudriñarían las Escrituras para ver si realmente todas las profecías y señales concordaban:

“Estos eran de un natural mejor que los de Tesalónica, y aceptaron la palabra de todo corazón. Diariamente examinaban las Escrituras para ver si las cosas eran así.”[56]

María, la nueva arca de la alianza

“Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario, y se produjeron relámpagos, y fragor, y truenos, y temblor de tierra y fuerte granizada. Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.”[57]

La mujer del capítulo 12 del Apocalipsis no es otra sino la Virgen María por varias razones:

Primero: porque es mencionada como la nueva arca de la alianza. Recuerde que en la antigua arca estuvo la presencia plena de Dios, y ahora María lo es porque tuvo en su seno al verbo mismo de Dios y el poder de la Trinidad se posó sobre ella:

“El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.”[58]

Segundo: porque aparece con una corona de 12 puntas: por ser reina de las 12 tribus de Israel y de los 12 Apóstoles del cordero. En el reinado de David, de quien Cristo es el heredero, la reina siempre era la madre, quien recibía el título de “Gran Dama” o “Gebirá” y tenía un trono al lado de rey[59].

Tercero: porque la mujer es quien da a luz a quien ha de regir a las naciones con cetro de hierro, que no puede ser otro sino Jesucristo.

Así como la antigua arca de la alianza era sacratísima ya que Dios moraba en ella, con María sucede igual ya que tuvo al Verbo encarnado en su vientre. El arca de la alianza era tan sagrada que al tocarla un hombre murió instantáneamente ¿Por qué pensar que María sí fue tocada por hombre alguno, si dentro de ella residió la plenitud de la divinidad?

“Cargaron el arca de Dios en una carreta nueva y la llevaron de la casa de Abinadab que está en la loma. Uzzá y Ajyó, hijos de Abinadab, conducían la carreta con el arca de Dios. Uzzá caminaba al lado del arca de Dios y Ajyó iba delante de ella. David y toda la casa de Israel bailaban delante de Yahveh con todas sus fuerzas, cantando con cítaras, arpas, adufes, sistros y cimbalillos. Al llegar a la era de Nakón, extendió Uzzá la mano hacia el arca de Dios y la sujetó porque los bueyes amenazaban volcarla. Entonces la ira de Yahveh se encendió contra Uzzá: allí mismo le hirió Dios por este atrevimiento y murió allí junto al arca de Dios.”[60]

Todo lo que tocaba a Dios era sacratísimo y lo mismo pasó con una puerta por donde Dios ordenó que no volviera a pasar hombre alguno, porque Él había pasado por ella:

“Me volvió después hacia el pórtico exterior del santuario, que miraba a oriente. Estaba cerrado. Y Yahveh me dijo: Este pórtico permanecerá cerrado. No se le abrirá, y nadie pasará por él, porque por él ha pasado Yahveh, el Dios de Israel. Quedará, pues, cerrado.”[61]

Si Dios cerró una simple puerta porque su grandeza y magnificencia había pasado por ella, ¿Por qué es tan difícil entender que con María por haberle sido consagrada la misión más sublime de la historia no quedaría consagrada a Dios? Si los judíos temían incluso ver el arca de la alianza para no morir, ¿Se atrevería José a tocar a María cuando sabía que en ella estuvo el Dios vivo?

Si las doncellas que estaban al servicio del templo quedaban consagradas en virginidad perpetua en virtud de su misión, ¿No era mayor y más sagrada la misión de la Santísima Virgen María?

NOTAS

[1] Mateo 13,55

[2] Marcos 6,3

[3] Marcos 3,31

[4] Hechos 1,14

[5] Génesis 4,1-2

[6] Génesis 13,8

[7] Génesis 11,27

[8] sis 24,55-60

[9] Lucas 3,1

[10] Génesis 29,15

[11] Éxodo 2,11

[12] Marcos 3,33-35

[13] Levítico 18,9

[14] Levítico 20,17

[15] Deuteronomio 27,22

[16] Génesis 13,8; 29,15; 1 Crónicas 15,4;

[17] Gálatas 1,19

[18] Gálatas 2,9

[19] Mateo 10,2-3

[20] Romanos 15,7

[21] Gálatas 1,15-19

[22] Hechos 12,1-2

[23] Mateo 27,56

[24] Juan 19,25

[25] Marcos 15,40

[26] Marcos 16,1

[27] Marcos 6,3

[28] Juan 7,3

[29] Marcos 3,21

[30] Lucas 2,7

[31] Juan 3,16

[32] Zacarías 12,10

[33] Hebreos 1,6

[34] Salmo 89,27-28

[35] Génesis 25,31-32

[36] Jeremías 31,9

[37] Génesis 41,52

[38] Apocalipsis 1,5

[39] Éxodo 4,22

[40] Éxodo 13,2

[41] Mateo 1,25

[42] Génesis 28,15

[43] Mateo 28,20

[44] 2 Samuel 6,23

[45] Salmo 110,1

[46] Hechos 2,34-35

[47] Mateo 2,13-15

[48] Mateo 1,20

[49] Génesis 19,15

[50] Mateo 2,19-20

[51] Mateo 13,55

[52] Lucas 2,41-47

[53] Juan 19,26-27

[54] Lucas 1,26-38

[55] Isaías 7,14

[56] Hechos 17,11

[57] Apocalipsis 11,19; 12,1-5

[58] Lucas 1,35

[59] 1 Reyes 2,19

[60] 2 Samuel 6,3-7

[61] Ezequiel 44,1-2

Entradas Relacionadas

Significado del nombre de María

Significado del nombre de María

En el idioma popular significa: «La Iluminadora». (S. Jeronimo M 1.23.780). En el idioma arameo significa: «Señora» o «Princesa» (Bover). El significado científico de María en el idioma hebreo es: «Hermosa» (Banderhewer).

La virginidad perpétua de María en la história

La virginidad perpétua de María en la história

Compartiré unos cuantos datos históricos sobre la fe de la Iglesia a lo largo de la história sobre la Virginidad de María. Las fuentes en las que me he basado para realizar este resumen aparecen detalladas en la bibliografía. Ignacio de Antioquía (107 d.C) Fué segundo...