Banner-04

La salvación ¿solamente por fe?

Pregunta

Sr. Zavala: Haga lo que usted haga, sin Cristo y sin poner su fe en él solamente, usted no puede hacer nada. Ya lo verá. Le envío una respuesta a cada una de sus columnas que usted pueda escribir semana tras semana, año tras año y década tras década. La verdad que está en Cristo no puede ser cambiada nunca jamás. Para salvarnos lo único necesario es la fe en Cristo.

Respuesta

Estimado Leonardo. Te agradezco el extenso fax que nos enviaste y las 28 páginas donde tratas solamente el tema de la salvación, que de acuerdo a tu creencia protestante, debe de ser solamente por la fe. Antes de responder a tu inquietud, te comento que tu afirmación diciendo que me envías por adelantado la respuesta a todos los artículos de las siguientes “décadas” es un poco exagerada, ¿no crees? Y desafortunadamente, cuando afirmas que lo que hago es “sin Cristo” nos confirmas precisamente que hay muchas personas en sectas religiosas que se han fanatizado y piensan que solamente en su grupito está Cristo y que fuera de ellos no hay nada bueno y no hay salvación. En realidad, como católico, por supuesto que soy Cristiano. Hace casi dos mil años un Padre de la Iglesia decía: mi nombre es “Cristiano y mi apellido es católico“. Ahora que, respetando a quienes creen u opinan diferente, veamos algo de lo que la Biblia dice sobre este tema de la salvación:

a) Dios quiere que todos se salven. 

Dios_sale_al_encuentro_del_hombreSi como lo afirmas tú: la salvación se da “solamente por la fe” en Cristo y lo tomamos literalmente, entonces: ¿Qué pasó con los que murieron antes de Cristo? Y con los aztecas, mayas y otros pueblos que nunca escucharon el Evangelio, ¿acaso se condenaron también? ¿o con los millones de chinos y musulmanes que nunca han oído el Evangelio de Jesucristo?, ¿ellos también se condenarán? Claro que no.

Recuerdo que hace tiempo estaba pasando por la calle y escuché a un pastor que predicaba y decía: levanten la mano los que tengan familiares que crean en Cristo, Amén, hermanos, ellos ya son salvos. Ahora levántenla los que tuvieron familiares que no creyeron; Amén, hermanos, ellos ya se fueron al infierno. En cuestión de segundos a unos los mandó al cielo y a otros al infierno.

En realidad, desde una perspectiva cristiana, esto no puede ser así, porque la misma Biblia nos aclara que: “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” 1 Tim 2,4

La Voluntad salvífica universal de Dios no es que solamente algunos cuantos alcancen la salvación. Puesto que Dios ama a todos los hombres entonces, Él mismo, busca las formas de llevar su amor y salvación por diferentes maneras Mt 18,14; Mt 20,28.

b) Quienes murieron sin la oportunidad de escuchar el Evangelio serán juzgados por su conciencia.

La Fe en Cristo es necesaria solamente para las personas que tuvieron la oportunidad de conocerlo plenamente, pero no para los que nunca tuvieron esa oportunidad.

En esos casos el Apóstol San Pablo nos dice: “Cuando los paganos, que no tienen ley, cumplen naturalmente con lo que manda la Ley, se están dando a sí mismos una ley; Y muestran que las exigencias de la ley están grabadas en sus corazones. Lo demuestra también la conciencia que habla en ellos, cuando se condenan o aprueban entre sí. Así sucederá el día en que Dios, según mi Evangelio, juzgará por Cristo Jesús las acciones secretas de los hombres“. Rom 2,14-16.

De esta manera, la salvación está disponible a todos los hombres de todos los tiempos, aunque no hayan escuchado plenamente el Evangelio, siempre y cuando hayan tratado de vivir de acuerdo a su conciencia.

c) Quienes conocen a Cristo necesitan Fe y obediencia.

la salvacion del hombreOtro aspecto importante acerca de la salvación es que de acuerdo a la Palabra de Dios, si tuvimos la oportunidad de escuchar el Evangelio, entonces es necesario la Fe y la obediencia(obras).

En ninguna parte de la escritura dice que basta la fe o que solamente con creer ya tenemos la salvación. Todos los pasajes bíblicos donde dice que la salvación es por gracia o que por la fe tenemos la salvación no dicen que solamente con eso basta.

De hecho nuestro Señor Jesucristo dijo contundentemente:

No todo el que me dice Señor, Señor entrará en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre del Cielo” Mt 7, 21-23

Así que se puede tener fe, hacer milagros, profetizar y decir Señor a Cristo y sin embargo al final no se tendrá la salvación. Por eso es necesario Creer y obedecer, tener fe y mostrarla con obras. Así está escrito en todas las Biblias del mundo.

No basta levantar la mano y creer un día como muchas sectas lo predican y afirman que «ya son salvos». Hay que obedecer.

Así, en la Biblia, el Apóstol Santiago lo dirá:

“¿Tú crees que existe un solo Dios? Haces bien; pero también los demonios creen y se estremecen. ¿Por qué no te enteras de una vez, pobre hombre, de que la fe sin obras es estéril? ¿Acaso no obtuvo Abraham, nuestro antepasado, la salvación de Dios por sus obras, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿Ves cómo la fe cooperaba con sus obras y por las obras se hizo perfecta su fe?” Stgo 2,19-22

Y agrega el Apóstol: “Ya lo ven: son las obras las que hacen justo al hombre y no solamente la fe” Stgo 2,24.

También el Apóstol San Pablo nos habla de la necesidad de que junto a la fe vaya la obediencia para poder ser justificados:

“Porque no salvará Dios a los que simplemente escuchan la ley, sino a aquellos que la cumplen.” Romanos 2,13

Para confirmar esto les recomiendo leer Romanos 2,6; Gálatas 5,6; Gálatas 6,7-10 y 1 Timoteo 4,16 donde se afirma la necesidad de la obediencia(obras), como fruto de la acción salvadora en nuestras vidas.

Y, sobre todo, Nuestro Señor Jesucristo, cuando explica sobre el juicio final, muy claramente señala la importancia y necesidad de la obediencia y las obras pues dirá a todas las naciones:

” Vengan a mi benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre y me diste de comer; tuve sed y me diste de beber; fui forastero y me recogiste; estuve desnudo y me vestiste; en la cárcel y fuiste a visitarme… » Mt 25,31-46

La salvación no es un «gafete» o membresía que se cuelga y se entra al cielo automáticamente al levantar la mano y decir «Tengo fe, soy salvo». No. Junto a la Fe deben de ir las obras u obediencia.

De hecho, la única vez que la palabra “solamente” acompaña a la palabra “fe” en el texto griego original es en Santiago 2,24, que precisamente afirma que somos salvados “NO SOLAMENTE POR LA FE”. Incluso en versiones de la Biblia protestante dice lo mismo.

d) Algunos signos de la obediencia.

Es por esto, que si amamos la Biblia, al mismo tiempo que valoramos la fe, debemos mostrar nuestra obediencia:

“Que todos sean uno; como tu Padre estás en mí y yo en ti…” Jn 17,21 El vivir en unidad.

“El que come mi carne y bebe mi sangre, vive de vida eterna” Jn 6,51-67 La Eucaristía

. * “El que los escucha a ustedes a mí me escucha; el que los rechaza, a mí me rechaza” Lc 10,16 El estar unidos con Jesús, al permanecer unidos a su Iglesia.

Esto significa de veras creer en Cristo. Decir “yo creo en Cristo, ya soy salvo” y no obedecerlo o solamente obedecerlo en las partes que le gustan no es un camino seguro que lleve a la salvación.

e) Es necesaria la Perseverancia hasta el fin. 

Un último aspecto a mencionar es que para tener la salvación tampoco basta un acto de fe inicial y ya, levantar la mano para decir que aceptamos a Cristo como Señor y Salvador o llenar una hojita donde diga que ya lo aceptamos y tenemos fe. No. La fe y obediencia hay que mostrarla hasta el final. Por eso Jesús dijo:

“El que se mantenga firme hasta el fin, ese se salvará”. Mt 14,13 

En este caminar con Jesús no hay membresía, sino un caminar diario, cada mes y cada año, en fe y obediencia hasta el fin de nuestros días. “Esfuércense con santo temor en lograr su salvación.” Fil 2,12. Esta es la gran bendición que tenemos como hijos de Dios.

Animo y que Dios te ilumine hacia la verdad plena.

Autor: Martin Zavala M.P.D.

Fuente: Defiendetufe.org

Entradas Relacionadas

El Mérito

El Mérito

"El segundo tema del que quiero hablaros es el del mérito. Es una palabra neurálgica. Cuando uno la pronuncia delante de protestantes, se crispan y no oyen más. Es mejor, sin pronunciar la palabra, explicarles la cosa: es posible que les parezca que expresa lo que...

Conversando con amigos evangélicos sobre el tema de la Salvación

Conversando con amigos evangélicos sobre el tema de la Salvación

Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un diálogo ficticio sobre el tema de las salvación, un tema importante porque estuvo allí la principal causa de las divisiones entre católicos y protestantes en el siglo...