Slider

La verdad los hará libres

Biblia

Sin duda alguna que muchas de las personas que abandonaron el catolicismo lo hicieron sin tener un conocimiento real de la Palabra de Dios y de lo que es un verdadero católico. Muchos de los que eran enemigos declarados de la Iglesia al conocer la verdad regresan a la Iglesia fundada por Cristo. Incluso hay personas que aunque nacieron en otra Iglesia o en alguna secta religiosa se integran a nuestra fe: sorprendidos por la Verdad  con un fundamento en la Sagrada Escritura y en la Historia.

En esta página encontrarás testimonios de ex-protestantes, nacidos de nuevo, que han  regresado al camino que nos dejó Nuestro Señor Jesucristo: La Iglesia Católica. Hermanos que antes fueron Testigos de Jehová, Adventistas, Mormones, Evangélicos, anglicanos, luteranos, pentecostales, Luz del mundo, Iglesia universal etc.  Hermanos que habían tenido un verdadero encuentro con Jesús y entregado completamente su vida a él y que ahora disfrutan del Evangelio completo..  Conocerás Testimonios maravillosos desde los mas sencillos, hasta los mas impactantes, que te fortalecerán en la fe. No dejes de meditarlos y recomiéndales esta página (Defiendetufe.org)  a tus amigos.

_____________________________________________________________________________________________________

DE EVANGELICO PENTECOSTAL A SEMINARISTA CATOLICO 

Papa Seminaristas

Con odio en mi corazón.

Mi nombre es Erich Francisco Picado, soy de Costa Rica, tengo 38 años y periodista de profesión.

A los 16 años una tía mía me llevó a su secta, denominada Catedral del evangelio  y después de unos meses me involucre de lleno en la actividad protestante. Comencé a leer la Biblia de acuerdo con los preceptos del pastor; me adoctrinaban velozmente en cuanto a que el papa es el anticristo; que la iglesia católica es la gran ramera descrita en Apocalipsis; que los santos y la virgen eran demonios que servían a Satanás para usurpar el trono de Dios; que los sacerdotes y las religiosas eran personas perversas que engañaban a la gente y que debían ser combatidos.

Todo era malo, el mundo era malo, todo era pecado, hasta mi familia, incluyendo a mis Padres y a mis hermanos. Los católicos eran enemigos de Cristo porque aun seguían metidos en el catolicismo.

Llegue a odiar a mi padre y me distancie de mi familia y predicaba por las calles para CONVERTIR a los pecadores (es decir, a todos los que no se reunían en nuestra secta). Les repetía los ataques que aprendí: Que el papa era un personaje diabólico; que ellos eran idolatras porque adoraban imágenes; que le iglesia católica vivía hundida en el error y sometida al diablo; además de una enorme gama de tonterías que se me iban metiendo en la cabeza por los lideres religiosos de la secta.

Empecé a «abrir los ojos».

Luego fui a la universidad y comencé a conocer otra realidad, otro mundo. Inevitablemente la cultura que recibía, me iba destapando los ojos poco a poco, y comencé a cuestionar dentro de la secta porque no había, por ejemplo, solidaridad con los mas pobres, porque no se luchaba por la justicia social, etc. Las respuestas eran vagas: no pertenecemos a este mundo, la pobreza de ellos es fruto de su pecado y de su idolatría.

Me di cuenta posteriormente de que los pastores y sus hijos recibían sumas económicas fuertes, porque vi. cheques girados a su nombre.

Luego de muchos años, me aleje de la secta. Quede en el aire en cuanto a estructura religiosa. Creia en Cristo, en Dios, pero en ninguna Iglesia.

Vino el primer «golpe del Espíritu Santo».

Un día viendo televisión, observe un reportaje de la Madre Teresa. Al verlo me quede espantado. Me dije para mi: Una mujer como esta, aunque sea monja, no puede hacer esto con los pobres mas pobres a menos que este llena de dios.

Me decidí a escribirle hasta Calcuta para saludarla. Las misioneras de la caridad de mi país me  dijeron: No se ilusione mucho, porque ella no contesta las cartas pues no tiene mucho tiempo….

BASTARON 4 meses y recibía la respuesta. LA SANTA VIVIENTE ME HABIA ESCRITO A MI, un miserable que odiaba a su Iglesia. Me dio palabras de consuelo, me animo a amar hasta que doliera, me dijo que mi vida valía, que orara todas las noches con ella así: Maria madre de Jesús dame tu corazón, tan lleno de amor y de misericordia, tan lleno de dulzura y de paz, para poder encontrar a tu Hijo en el Pan de la Vida, escondido entre los mas pobres de los pobres….

yooooo,  ooooooooooooooorar a Maria:…..Imaginese usted.

Vendría el «segundo golpe del Espíritu Santo».

Me invitan a participar para una beca. Un curso de 7 meses. Entrego los papeles a un profesor universitario que se los lleva y…suceden esas cosas que solo Dios puede hacer. Me otorgan uno de los cupos, cuando me entregan la papelería y veo que era DE LA IGLESIA CATOLICA, se trataba de un curso de comunicación pastoral del DECOS, CELAM, en Puebla México.

Llego a ese país y comienzo a vivir una experiencia espeluznante para mi. Misas todos los días, estudio de la realidad comunicacional dentro de la Iglesia Católica…

Increíble: Me hice amigo de Padres(sacerdotes). Poco a poco comienzo a hacerles preguntas: Por que ustedes adoran a los ídolos? Porque siguen al Papa que es el Anticristo? Porque adoran a la Virgen? Donde dice la Biblia sobre la Misa? Donde habla la Biblia sobre la Iglesia católica?

Pobres hombres…los ametralle por tres meses.

Su amoroso acto de amistad, su sinceridad, pero principalmente su compromiso real y practico con los pobre Me terminaron de derrumbar.

Un dia leyendo un libro de LA HISTORIA DE LA IGLESIA, uno de ellos me dice: ¿Dónde estaban ustedes los protestantes en el siglo II o III o cuarto o quinto….? No se da cuenta que llamarse cristiano en el mundo por mas de 1000 años fue llamarse católico puesto que no había otra Iglesia. No sabe usted que por 1500 años antes de la aparición de lutero para ser cristiano debía ser católico u ortodoxo.

¿CREE USTED QUE DIOS MANDARIA A SU AMADO HIJO PARA SEGUIR DEJANDO LA OSCURIDAD POR 1500 años a la humanidad hasta que apareciera Lutero? Use la cabeza, me dijo.

Aquello me sacudió hasta las bases.

Sin explicación alguna comencé posteriormente a asistir a una diminuta capilla que había en la universidad…

un amigo mío me había dicho que en el sagrario, es decir la cajita que esta al lado de la vela encendida ahí estaba el Señor Jesús.

Yo sin creer ni dejar de creer, a solas y escondidas comencé a escabullirme todos los días hasta la pequeña capilla, cerraba la puerta y me quedaba ahí una hora y le decía al SeñorLa verdad no se si estas o no estas pero si estas ayudame, decidme cual camino escoger: El me respondió.

De regreso a Casa

Regreso-a-Casa

Aun no iba a misa. Fue el 3 de noviembre que dije a uno de mis amigos sacerdotes: quiero volver ala iglesia. no se si tenga oportunidad. Para mi sorpresa el me dijo: Mire, si se va a hacer católico por nosotros sus amigos, mejor quédese como esta. Si es por convicción clara píenselo un mes y luego hablamos.

Paso el mes y le dije ya estoy listo. Quiero confesarme tras 18 años de no hacerlo, quiero pertenecer a la iglesia fundada por Jesús en el Apóstol Pedro.

De regreso a México, DF  visite el santuario de nuestra señora de Guadalupe: Que emoción mas intensa sentí al rezar la oración que la madre Teresa me enviara en frente de la imagen santa de la madre de Dios en el Tepeyac.

Llore como un niño mientras rezaba, a todos los hermanos presentes les contaba mi regreso a la iglesia, tan emocionado como un niño.

Regrese a Costa Rica. En casa, todos quedaron sorprendidos al verme cargado de rosarios y estampas de la Virgen. Pedí perdón a papa y a mi familia por los años perdidos en la fe, viviendo con odio y en el que deje fuera el amor.

Seminarista Para la Gloria de Dios.

Para poder terminar les diré que deje mi trabajo profesional y ya tengo 4 años de ser seminarista. Quiero ser sacerdote del Señor Jesucristo, para anunciar la virtud del amor de aquel que me llamo del error a la luz,

Dios es grande, es maravilloso. que lugar mas hermoso es la Iglesia Católica, lugar donde reside la Palabra de Dios, la presencia de Jesús en la Eucaristía y donde se lucha por la justicia, por el amor, por la vida.

HERMANOS SOY TAN FELIZ SIENDO CATOLICO, DIOS LES BENDIGA

Erich Picado, Costa Rica

_____________________________________________________________________________________________________

AHORA CONOZCO LA VERDAD

             Mi nombre es Francisco Javier Ixcol, originario de  Santa Lucia Utatlan. Quiero darles a conocer mi testimonio de vida: soy un hombre casado, tengo 3 hijos y voy a contar lo que Jesucristo hizo conmigo y con toda mi familia.

              Yo estuve 8 años participando en el protestantismo, criticaba a la Iglesia Católica, la que Jesús fundó, y los sacramentos que Jesús dejó instituidos. Tenía muchas ideas equivocadas respecto a las imágenes, de los santos y de la Virgen María, etc. Yo pensaba que los católicos los adoraban , como muchos protestantes hoy piensan de esa manera, y me di cuenta que hay una gran diferencia entre adorar y venerar.

               Siempre com. mi esposa teníamos estos problemas porque ella es católica y yo protestante, puesto que no podíamos compartirla palabra de Dios. Mi esposa oraba por mi, le pedía al señor que yo reconociera la verdadera iglesia que fundó Jesús, y a la Virgen María que intercediera por mi; con el tiempo reconocí el error donde me encontraba; entonces comencé a ir a la Iglesia, y recuerdo que llegué a la parroquia  de la sagrada familia, de la capital, Guatemala. Desde entonces ya no volví con los protestantes por que me enseñaron bíblicamente  e históricamente que la Iglesia Católica es fundada personalmente por Jesús, como lo encontramos en el Evangelio de san mateo 16,18 y mateo 28,20 .

       Hoy les digo a mis hermanos protestantes que reconozcan el error donde se encuentran. Gracias a los misioneros  tuve este  conocimiento respecto a la fe auténtica. A mis hermanos  católicos los invito a integrarse a un grupo de pastoral de su parroquia. Hoy  pertenezco a los defensores de la fe, dando a conocer a la Iglesia que Jesucristo fundó.  

_____________________________________________________________________________________________________


DESPUES DE DIECIOCHO AÑOS REGRESE A LA IGLESIA CATOLICA

    Yo, Gisela Navarrete Rámirez pertenecí a la Iglesia Anglicana por 18 años, donde presidía el sacerdote Leonel Montes en el templo de Santa Cruz. En una visita que hicieron los defensores de la fe a mi casa me invitaron a participar en un curso de protestantismo, que impartió el Sr. Luis Piedra Hernández por 2 semanas.

Allí me dí cuenta que Cristo fundó una sola Iglesia y prometió estar con ella  todos los días hasta el fin del mundo. Ante esta situación empecé a reflexionar y regresé a la Iglesia Católica y desde entonces sigo preparándome para poder ayudar a mi hija que es testigo de jehová y a mis papás que pertenecen a otra secta religiosa.

_____________________________________________________________________________________________________


DE ADVENTISTA A INDIFERENTE Y AHORA DEFENSORA DE LA FE

 

 

Durante algún tiempo estuve recibiendo enseñanza de parte de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Después me  visitó el pastor y empecé a frecuentar su templo con mis hijas.

Hasta que regresó mi esposo y me prohibió terminantemente que siguiera frecuentando el templo adventista. Durante un año me quede sin ninguna religión, encontrándome completamente confundida.

Por fin empezaron a visitarme los hermanos Encarnación Calderón y José Trinidad, y fué cuando empecé a sacar todas las dudas que tenía y a encontrar la luz.

Ahora doy gracias a Dios con mi esposo y mis hijas por haber recuperado la fe y la unidad de la familia. En realidad, nos sentimos muy unidos y felices. Todos los domingos vamos a misa y comulgamos con mucha devoción.

Lo que ahora quiero hacer, es esto: prepararme mejor para integrarme  a un ministerio de defensa de la fe y así poder  ayudar a otros hermanos a defender su fe de los ataques de las sectas, que son muy sutiles y logran confundir a muchos.

Le pido a Dios que siga bendiciendo a todos los que están luchando por hacer realidad el gran sueño de Cristo: “que todos sean una sola cosa, como tú y yo, oh Padre, somos una sola cosa” (Jn 17,21).

_____________________________________________________________________________________________________

YO FUI TESTIGO DE JEHOVA

Por Antonio Carrera

Mis queridos lectores: Pido a Dios que nunca tengan que sufrir el desengaño que yo experimenté al descubrir la falsedad de los testigos de Jehová. Le doy gracias a Dios por su bondad y misericordia, ya que me salvó de hundirme en el ateísmo, como les suele suceder a casi todos los que abandonan la secta de «La Atalaya».

Mi desengaño como testigo de Jehová

 Yo, que viví en la Iglesia Católica durante 28 años, y después fui enemigo enconado de ella, he vuelto al seno de la misma. Soy católico, y deseo reparar de alguna manera el daño que hice, escribiendo para alejar a las ovejas del redil de Cristo, contra los falsos profetas llamados testigos de Jehová.

Permanecí 13 años encadenado a la secta y ocupé en la misma altos cargos como dirigente. Entre otros, fui miembro del Comité de la Congregación, superintendente del campo, siervo de la escuela, conferenciante en Bilbao, Durango, Munguía, Guernica, Barcelona, Eibar, San Sebastián, Irún, Pamplona, Burgos, Santander… Organizador de asambleas y orador en las mismas.

Debido a mi carácter entusiasta y celo propagandístico a favor de los testigos, he visitado miles de hogares predicando las falsas enseñanzas de la secta y haciendo proselitismo. Prácticamente he dedicado toda mi vida, durante los 13 años con ellos, pues solamente en concepto de predicar, empleé 3,542 horas, les vendí 570 libros, 580 folletos y 3,700 revistas. Y ¿cuántas personas he captado para la secta? Más podría añadir, pero falta espacio.

Cómo lo hacen a uno «testigo»

Mi caso es parecido a miles de otros que se hicieron testigos. Yo vivía mi existencia normal como católico, con mi esposa y nuestro primer hijo -hoy tenemos tres, Agustín, Noé y Andrés. Esto sucedió en 1961, teniendo yo 28 años, la edad de las inquietudes religiosas. De ese tiempo en adelante, los testigos de Jehová son novedad y noticia en España, y como cualquier cosa nueva, atraen la curiosidad, en especial de personas sencillas y carentes de formación religiosa e intelectual.

En el anzuelo de «La Atalaya» «pican» tres clases de personas: los muy ignorantes, que son la mayoría. Otros que, no siéndolo tanto, son personas inclinadas a lo espiritual, curiosas -como yo- y esto los lleva a experimentar lo novedoso. Los del tercer grupo, yo los denomino «los panzas», estos son los que entran en la Organización esperando sacar algún beneficio.

El primer contacto con los «testigos» suele ser deslumbrador. Te ofrecen ingresar en un grupo en el cual -según ellos- todas las personas son excelentes, bondadosas y amorosas en grado máximo. Las primeras visitas a sus reuniones te aturden con tanto saludo y amabilidades; pero esto dura poco tiempo: después nadie se preocupa de uno, excepto para vigilarlo si falla a las reuniones, o si no sale con frecuencia a visitar los hogares para venderles su literatura. Te ofrecen la salvación por Dios y vivir eternamente en esta tierra, hecha un paraíso después del fin del mundo, que será de un día para otro, aunque lleven 100 años anunciándolo. Entonces, la tierra disfrutará de paz, sin enfermedad ni cementerios, pues nadie morirá. Pero, claro, nadie podrá salvarse… a excepción de los que se hagan testigos de Jehová.

Desde el principio te llenarán la casa de libros, folletos y revistas -cobrándotelos, naturalmente- con las ideas de la secta. Un miembro de la misma te instruirá semanalmente, y ya no te soltarán. El lavado de cerebro que te hacen hará que aceptes lo más disparatado, como dejar morir a un familiar antes que ponerle una transfusión de sangre. Te inculcan odio contra toda religión y gobierno, y esto les acarrea un sin fin de problemas. También rompen con amistades y familiares, y esto hace que se adhieran más al grupo y se fanaticen.

En las cinco horas de reunión semanal, aparte de lo que estudies en casa, te inculcarán predicar más y más, y vender sus libros, ya que el fin del mundo está cerca, y se salvarán solamente los que hagan mucho trabajo a favor de la secta. Y para que llegues a creer todo esto, ponen de «cebo» la Palabra de Dios, la Biblia de ellos, falsificada y mal interpretada.

Esto que a ti, querido lector, te parecerá infantil y sin razón, tiene efecto real en mentes sencillas. Yo, 13 años estuvo encadenado y esclavo de esta organización diabólica, sin voluntad para ver o entender otra cosa que no fuera lo que dimana de ellos, » los testigos».

Desenmascarando a los Testigos de Jehová como falsos profetas

Jesús, nuestro Señor y Salvador ya nos advirtió con estas palabras: Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con piel de oveja, pero por dentro son lobos voraces. Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos. (Mt 7, 15 y 24). ¿Quiénes pueden ser estos profetas falsos y engañadores? Yo probaré que lo son los llamados testigos de Jehová.

Ellos alardean de ser eso, profetas (ver La Atalaya 1962/212/ 15). Y que son falsos, lo podemos comprobar leyendo, en sus mismos libros de años atrás, en los que anunciaron, en el nombre de Dios, acontecimientos que NO se han cumplido. Pero llegan al colmo de la presunción al asegurar que ellos, los dirigentes de la secta, son iluminados por Dios, y ven la verdad con exacta armonía, que Dios les permite entender la verdad (Profecía pág. 199-225) y que las páginas de su revista La Atalaya están revelada por Dios. (Los Testigos de Jehová en el propósito de Dios, pág. 22). Y la barbaridad más grande dicha por los jefes testigos, es que no se puede entender la Biblia si antes no leemos los libros de la «Torre» (Ver La Atalaya, Sept. 15 de 1910).

Antes de pasar a analizar sus muchos cambios, errores e incumplimientos de sus profecías, hay que advertir que los testigos sí intentan justificarse. Por supuesto, nunca dicen nos hemos equivocado, o lo que anunciamos es falso porque no se cumplió. No, porque al haber afirmado que fue Dios quien lo reveló, tendrían que admitir que es Dios el equivocado. Por eso suelen decir que Dios les está dando cada día más luz y entendimiento, y que la revelación les viene progresivamente. Pero si razonamos, comprenderemos que una cosa es revelación progresiva y otra muy distinta es revelación contradictoria. Una cosa es aumento de luz, y otra que nos cambien el foco. Además, ningún profeta usado por Dios tuvo que rectificar por haberse equivocado, ni recibió la luz a plazos.

La segunda venida de Cristo

Primero creyeron que Cristo había vuelto en 1874, pero de forma invisible. Después anunciaron que para 1914 vendría en persona, CORPORALMENTE. Observen cómo lo dijeron en 1899: El Plan Divino de las Edades, pág 88, Estudio VI, bajo el título: La Vuelta de Nuestro Señor, su objeto, la Restauración de Todas las Cosas. El primer subtítulo del capítulo dice así: El Segundo Advenimiento PERSONAL y Premilenario de Nuestro Señor. La palabra PERSONAL en el original aparece con mayúsculas. Como sabemos, Cristo no llegó en 1914. Pero hoy, en su literatura, enseñan que sí volvió, pero espiritualmente, de forma invisible. ¿Qué les parece? Ustedes están en el aeropuerto esperando un familiar y, tras comprobar que no llegó, alguien pretende hacerles creer que sí, que ha llegado, pero espiritualmente, y que ya no lo pueden ver. La mentira siempre se pretende tapar con otra mentira.

El fin del mundo ¿cuándo?

Cuando Cristo estuvo en la tierra dijo que permaneciéramos vigilantes, precisamente porque nadie podrá saber cuándo llegará El, y cuándo será el fin del mundo. Este acontecimiento, sólo conocido por Dios, los testigos lo han profetizado para varias fechas y, naturalmente, en todas han fallado. Han dado 1799, 1874, 1914, 1915, 1918, 1925, 1975.

La caída del Papado ocurrirá en 1914

En Estudio de las Escrituras, de 1889, segunda serie, página 356, profetizaron: la extinción total de esta jerarquía falsa -el Papado- próxima a la terminación del Día de la Ira… que terminará… con el año 1914. Como vemos, el Papado sigue en pie, y los profetas de La Atalaya han fallado.

Resucitarán los Patriarcas en 1925

Este es uno más de los errores mayúsculos de estos falsos profetas. En La Atalaya de 1954, pág. 251/33 dicen así: Nosotros los del resto solíamos pensar que antes, o en el Harmagedón, sería necesario que Jehová-Dios levantara de entre los muertos la nube grande de testigos de tiempo antiguos, los príncipes (calculando que serían sólo 70 en total) para fortalecer a los del resto.

También en el libro Millones que ahora viven nunca morirán, págs. 88-89 y 90-97, dijeron: Abraham Isaac y Jacob y los fieles resucitarán… podemos suponer confiadamente que 1925 marcará el regreso de Abraham, Isaac y Jacob, y de los fieles profetas de antaño.

A tal grado creyeron esto, que construyeron una hermosa mansión para alojar a los patriarcas resucitados, no en Palestina, donde murieron, sino en California (EUA). El costo fue de aproximadamente 50.000.000 de pesetas actuales. Este tema lo trato en mi libro El fraude del fin del mundo.

Los Judíos nunca volverían a ser nación en Palestina

Desde 1879 hasta 1912 enseñaron como verdad de Dios que los judíos sí regresarían a Palestina, y que esto seria una más de las pruebas del fin del mundo. Desde 1932, y usando siempre a Dios como el revelador de estas «verdades» o «profecías», enseñan que no, que los judíos no serían nación en Palestina. La profecía ha resultado falsa, ya que los judíos sí están en Palestina, y sí son nación, y muy poderosa.

Fin del mundo para 1975

El dar fechas parece constituir en los testigos una enfermedad. Por eso, desde 1967, comenzaron a lanzar otra nueva fecha para el fin del mundo o, como dicen ahora, fin del sistema de cosas.

Aseguraron que en la década 1970-1980, sin falta, vendría el nuevo mundo, y Dios destruiría a todos los inicuos de esta tierra. Más aún, esperaban este acontecimiento para mediados de la década de los setenta, precisamente para 1975. Veamos cómo lo dicen en su libro Vida eterna en «Libertad de los hijos de Dios», página 29: Según esta cronología bíblica fidedigna (la de los testigos), 6.000 años desde la creación del hombre terminarán en 1975, y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoño de 1975. E.C..

Aquí tenemos que, si el milenio tenía que comenzar en 1975, antes tenía que haber llegado el fin. Así se lee en su libro: Asegúrese…. pág. 443: Reinado de mil años de Cristo, precedido por destrucción de todos los Inicuos de la tierra. Y en la revista Despertad, del 22 de abril de 1972, pág. 26, dicen:… a mediados de los años setenta hay una conmovedora esperanza de un magnifico alivio. Justamente 1975.

Lo dicho y más, califica a los testigos de Jehová como falsos profetas.

Cómo descubrí la falsedad y salí de la secta

La Divina Providencia tiene caminos que los humanos no podemos conocer. Y siempre daré gracias a Dios por haber descubierto el engaño y haberme liberado de tal atadura. Después de estar 13 años en posesión de lo que yo, en mi ceguera, creía ser un diamante valioso -la «verdad» de los testigos de Jehová- le di un martillazo, y ¡zas!… ¡falso! ¡Qué desilusión! y qué dolorosa fue esta experiencia.! Quedé vacío espiritualmente, y estuve 4 meses enfermo. Entre los que vieron el engaño y abandonaron la secta conmigo, están mi esposa e hijos, mi hermano Abel, con su familia, y otros.

Sucedió así: tuve una charla amistosa con un testigo de años en la secta, y criticó las enseñanzas de la misma. Me dijo que si yo pudiera leer libros antiguos de la Organización, que ya no editan, podría comprobar una multitud de cambios y errores en sus enseñanzas, las cuales, según ellos, están inspiradas por Dios. Esto me puso en graves dudas, dudas que se confirmaron al examinar por mí mismo siete libros antiguos, del año 1918, que por casualidad cayeron en mis manos.

Ya decidido a cortar con los testigos , quise comunicar mi descubrimiento y las razones para dejarlos, pero no me dejaron hablar. Y sin concederme una oportunidad para retractarme, me expulsaron, acusándome falsamente de sectarismo. Han prohibido a todos los miembros hablarme, con la amenaza de ser ellos también expulsados. De hecho ya han excomulgado a dos por el solo hecho de hablarme.

Ahora soy católico y doy gracias a Dios por conocer y vivir en la verdad.

_____________________________________________________________________________________________________

DE UN CRISTO ROTO A UN CRISTO COMPLETO

 Soy de Bethania, Tuxtepec, Oax,. Al prncipio conocí un Cristo roto y a ese acepté, después las cosas cambiaron.

Sello de la Bestia

          Mis amigas en la escuela me prestaban sus casetes de cantos y predicación protestante.

       Continuamente cada domingo iba a la escuela dominical del templo pentecostal y por las tardes al culto. Me gustaba mucho su forma de cantar, sus películas, pero me daba miedo la frecuente predicación, del que todo el que no fuera cristiano iba aser sellado con el sello de la bestia. Pues bien, el miedo a ser sellada, me hacía permanecer dentro de ella.

       Mi  mamá aún conservaba su fe católica y, al ver mi entrega en la religión pentecostal, ya no medio permiso de seguir asistiendo. Demoré algún tiempo sin practicar ninguna religión, hasta que me empezó a visitar mi otra amiga, que era testigo de Jehová.

Paraíso Terrenal

      Cada ves que iba, me llevaba libros y revistas muy bonitas, ilustradas a color.

       Recuerdo que el primer libro fue “usted puede vivir para siempre en el paraíso en la tierra”, agregando que ellos nunca morían.

       Para ese entonces ellos aún eran pocos en mi pueblo y en realidad ninguno de ellos había muerto; por lo que creí aún más y acepte estudiar con ellos.

       Al pasar el tiempo, según yo, ya había descubierto la verdad, y estaba convencida de que era la verdadera religión. Por lo que comencé a insistir a mi cuñada a que estudiáramos juntas y lo logré. Compramos la literatura y juntas la estudiamos.

Única Iglesia de Cristo

       Pero un día llegó a mi pueblo un joven misionero. Para ese entonces ya había en mi pueblo una capilla católica, y yo fui por pura curiosidad para escuchar  que decía él.

       Me regaló un libro  y me puse a comparar las enseñanzas de mis libros y de ese libro. Lo encontré muy interesante  y continué asistiendo a escuchar  los temas que nos dió durante tres días. Muchas cosas empezaron a cambiar.

        Al terminar, me invitó a otro curso en San Andrés Tuxtla, Ver., al que fui y me quede. Ahora estoy prestando mis servicios a la Iglesia católica por dos años a tiempo completo. De un Cristo roto pase a tener un Cristo Completo.

        Aunque me fue muy difícil volver a creer  en la doctrina de la Iglesia  católica, con un poco de buena voluntad lo estoy logrando, por que estoy realmente convencida que Cristo solamente dejó una iglesia, la Católica, en la cual debo permanecer para siempre.

_____________________________________________________________________________________________________

Del error a la Alabanza 

       Soy Margarita Selli Reyes, de la comunidad de Apixita, Municipio de San Andrés Tuxtla,Ver., pertenezco a la Diaconía de Tilapa. Fui testiga de jehová por dos años y pude descubrir que estos hermanos son muy egoístas.

Cuando algo les parecía mal de mi familia, me dejaban de hablar. Yo sólo era un agente pero ya me estaban entrenando para que saliera a predicar. Por lo tanto, solo coperaba con mi camioneta, para llevar a la gente a otros pueblos. Cada ocho días tenia que comprar dos atalayas.

Toda mi familia pertenecimos a esa secta.  Yo deseo que los hermanos que pertenecen a esta secta, se salgan, que ya no se sigan engañando y les aconsejo que se preparen bien, y que no sigan engañando alosdemás.

Con tanto gusto deseo que alguien más preparado que yo, fuera para hablar con mis padres, y que puedan entender que están en un error.

       Ahora lucho por formar un coro en la Iglesia Católica y con gusto doy mi servicio en la alabanza.

_____________________________________________________________________________________________________

NACI EN LA IGLESIA EVANGELICA

       Nací en la Iglesia Evangélica Pentecostal. Ahora mi vida cambio por completo y Pertenezco Al Movimiento “Defensa De La Fe”.

       Era la llamada Iglesia evangélica Pentecostés Independiente en donde yo crecí. A los cuarenta años me di cuenta que estaba en un error, y por lo tanto, que las secta a la que yo pertenecía fue fundada por Valente Aponte González en 1930, por eso regresé a la Iglesia Católica con toda mi familia y ahora ya hemos recibido los sacramentos.

      Me entregué al movimiento defensa de la fe , y cada día me siento orgulloso y convencido de estar en la única Iglesia fundada por cristo desde hace 2000 años. Espero que mi testimonio sirva, para que muchos hermanos separados se reintegren a la iglesia católica. Gracias por la labor que está desempeñando a favor de los católicos

_____________________________________________________________________________________________________

TESTIGA DE JEHOVA POR 20 AÑOS 

       Estoy muy contenta de haber regresado y conocido a la Iglesia verdadera de Cristo. Mi nombre es Maria Isabel González Blancas de la Diócesis de Atlacomulco, Edo. De México. Durante 20, años fui testigo de Jehová. Y ahora soy Católica. Por medio de la hermana Guadalupe. Martínez Alcantara conocí el Movimiento Defensores de la Fe ; ella impartió varios cursos de capacitación por donde yo vivía.

        Fue entonces cuando oí hablar de una sola Iglesia fundada por Jesucristo, los temas que se impartieran me interesaron demasiado, comencé a investigar, por cuenta propia; en el transcurso del año quedé convencida de que la Iglesia Católica es la única fundada por Cristo por eso regrese a ella y recibí todos los sacramentos el día 11 de junio de 1994. Ahora estoy muy contenta en la Iglesia y haber renunciado las doctrinas falsas de los Testigos de Jehova.

        Por eso, ayudaré a mis hermanos sinceros nacidos Testigos de Jehová y también a los que no lo fueron, pero que aun viven en la ignorancia, por las cuales las sectas fácilmente los engañan y les enseñan a odiar especialmente a los católicos.

_____________________________________________________________________________________________________

Del mormonismo al Cristianismo

Mormona sin saber por que.-

         Nací dividida entre dos creencias, por parte de la familia de mi padre son católicos y por parte de mi mamá, mormones. Ellos por muchos años no estuvieron casados por la Iglesia ya que se les había ordenado por parte de mi abuela materna que tenían que contraer matrimonio sólo por la secta mormona para ella poder dar su consentimiento, lo cual ellos no aceptaron y su enlace sólo fue civil.  Cuando nacemos primero yo y después mi hermana menor, nunca recibimos el bautismo.

          Principalmente yo (que siempre había sido muy curiosa) iba un domingo a la parroquia con mi abuela paterna y otro domingo a la secta mormona y siendo niña observaba grandes diferencias en cuanto a la celebración, el tiempo de duración, lo que hacían, cómo se vestían y comportaban… en fin. A la edad de 8 años fueron unos misioneros mormones a mi casa (aunque yo no sabía ni quienes eran) y me preguntaron si quería bautizarme, yo muy contenta acepté pensando que iba a pasar por el ritual de la santa Iglesia católica, pero me equivoqué y empezaron a darme mi preparación sobre quien fundó la «iglesia verdadera» según ellos hasta que se llegó el tiempo de mi bautizo.

Haciendo crecer el mormonismo.-

          Cabe decir que mi abuela materna estaba por demás, contenta y feliz, ya que yo era la primera de sus nietos que encontraba la «verdad».  Puedo decirles que fueron muy pocas las ocasiones en las que asistí con mi familia cada domingo a las celebraciones porque se me hacía injusto que una niña se quedara sin ver su programa favorito, además de que yo no entendía nada de lo que me decían. Pasaron los años y fue de los 14 a los 16 años que tomé una época muy fuerte dentro de la secta, ya que me di a la tarea de confundir cristianos haciéndolos dudar de su fé; aunque en realidad yo no creía mucho en la mía pero era una gran satisfacción sentir que yo tenía el poder de convencimiento para convertirlos al mormonismo, ya que era eso lo que me inculcaban y yo pensaba y creía que así tenía que ser.

Descubriendo a Jesucristo y la fe verdadera

        Pero Dios me tenía preparada una sorpresa y me envió un fuertísimo mensaje con la señora que es hoy día mi madrina de bautizo, comparando nuestras Biblias vi una gran diferencia de citas y faltante de libros canónicos y mi arma favorita era el libro de mormón, pero como ella decía; no soy una persona estudiada ni en la fe ni en la escuela pero lo que si sé es que ese libro que tu traes, no es verdadero. A partir de ahí nació en mi la inquietud de preguntar a la jerarquía de la secta el porqué me decían que estoy mal, hubo un tiempo breve en que lo lograron pero despertó nuevamente y comencé a informarme, a leer, a buscar y más que todo, a observar.

         El hecho de que me dijeran que cuando tuviera edad casadera tendría que quedarme con un ex-misionero, me hizo pensar que ellos estaban dirigiendo mi vida, lo cuál yo no permito ni permitiré jamás. Un buen dia mi madrina me invitó a una oración de señoras y era el tiempo de Resurrección lo cual yo no tenia ni la más mínima idea de lo que trataba ya que yo siempre pensé que Jesús estaba muerto, las señoras me explicaron muy amablemente lo que era e hicieron una oración por mi… Jamás había sentido hasta ese momento tanta paz en mi vida.  Desde ese día me sentí con más fuerza para poder hablar de frente a mi dirigente de seminario y decirle que ya no volvería nunca más a ir con ellos, lo cual le ocasionó muchísima tristeza. Mis padres con mucho gusto aceptaron mi decisión y me respetaron en todo momento.

Me siento feliz sirviendo a Dios en la Iglesia que él fundó.

          En vano los mormones trataron de hacerme cambiar de opinión ya que fueron varias ocasiones a mi casa con la intención de hacerme regresar, cosa que jamás lograron.  Ya para finalizar les comento que al año siguiente me bauticé e hice mi Primera Comunión por obra y gracia de Dios el día de Santa María Goretti en la capillita que lleva su nombre y al año siguiente en enero recibí mi confirmación, unos años después mi hermana menor se bautizó en la misma capillita y hace un año finalmente mis padres recibieron el sagrado sacramento del matrimonio al cumplir los 25 años de casados.  Les comparto con muchísimo gusto esta experiencia de mi vida, la cual me hace sentirme feliz porque aún en estos días y con 25 años de vida, sirvo a Dios en un grupo parroquial para ayudar en la construcción de Su Reino aquí en la tierra.

Dios los guarde y la Virgen Santísima los proteja, su hermana en Xto y María:

Rut N. González

_____________________________________________________________________________________________________

Soldado iraquí abraza la vida monástica

«El Señor me dijo: “Ven y sígueme”»

NÍNIVE, 19 octubre 2003 (ZENIT).- «El Señor ha hecho grandes cosas en mí: ha sido mi consolador y mi refugio», reconoce un ex soldado iraquí de Nínive que, tras abandonar una vida dedicada a la guerra, ingresó en un monasterio Caldeo.

Por su interés, reproducimos a continuación el testimonio ofrecido por el religioso –que ha pedido permanecer en el anonimato–, publicado el pasado lunes por la Agencia de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos (Fides).

* * *

_____________________________________________________________________________________________________

Vengo de una familia cristiana. En 1984 era soldado del ejercito iraquí. Combatí en la guerra contra Irán militando durante casi cuatro años en el ejército. He combatido también contra los kurdos y entre otras adversidades fui hecho prisionero: un grupo de guerrilleros kurdos me capturó y permanecí tres meses en la montaña sufriendo crueles torturas. Me liberaron porque mi familia pagó como rescate 10.000 dinares.

La vida militar en el ejército de Saddam me agotó y huí, por lo que me convertí en un desertor. La policía me capturó y un tribunal militar me condenó a prisión por deserción.

En aquel período descubrí la oración como verdadero alimento espiritual. Viví esta crisis con mucho dolor y sufrimiento en cuerpo y alma. Pero el Señor estaba siempre conmigo y no me dejó jamás, porque quien tiene fe en el Señor nunca debe tener miedo y encuentra la paz y la alegría a pesar de las situaciones de angustia.

Dice el salmo: «Fui joven, ya soy viejo, nunca vi al justo abandonado, ni a su linaje mendigando el pan» (Sal 37, 25).

Comencé a interrogarme sobre el verdadero sentido de la vida y sobre los verdaderos valores, preguntándome dónde y cuándo podría encontrar el camino adecuado de mi existencia en el mundo ¿Qué camino deberé seguir para llegar a la verdadera felicidad?

A las preguntas sobre mí mismo se añadían otros interrogantes: ¿por qué hay guerras, injusticias y odio en el mundo? ¿Por qué la humanidad no puede vivir en paz? En aquel momento de angustia, oí una voz fuerte dentro de mí que me llamaba: «Ven y sígueme, encontraras el verdadero sentido de tu vida». «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida» (Jn 14, 6).

En 1988 terminó la guerra y seguí un curso de estudios en la Universidad en mi ciudad, Nínive. Continuaba frecuentando la Iglesia y pidiendo a Dios que confirmara mi vocación.

En 1991 comenzó la Guerra del Golfo y la situación de la mayoría de la gente empeoraba de día en día. Muchas familias emigraban de Irak. También yo habría querido unirme a la diáspora.

En 1993 me inscribí en un curso de Teología y sentí en lo profundo de mi corazón lo dulce y buena que es la Palabra de Dios. La conciencia de la vocación se hizo más fuerte y entonces respondí a la llamada del Señor. Es el Señor quien llama y es Él quien da el primer paso hacia el hombre.

Después de un intenso período de oración, en 1995 dejé a mi familia y mi ciudad para seguir al Señor y entré en el convento de los Monjes Caldeos que se encuentra en Bagdad.

Fuente:  Defiendetufe.org

Entradas Relacionadas

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

Provengo de una familia Católica, donde las primeras oraciones fueron enseñadas por mi abuela paterna cada noche al ir a dormir. Nunca fui muy comprometido, tampoco profundicé demasiado sobre la fe católica, más bien veía la congregación como una institución social,...

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Había dedicado algunos años a la Defensa de la Fe en mi Iglesia Católica, sin embargo este conocimiento había provocado en mí, sentimientos de jactancia arrogancia, vanidad etc. Sabía de "todo" lo necesario para defender La Iglesia pues para mí, todos los demás eran...