Slider

Testimonio de una liberación de las garras de la Nueva Era (reiki, meditación transcendental, etc.)

Biblia

En santa obediencia omito mi nombre y con gran dolor y tristeza por mi ceguera espiritual, comienzo este testimonio y que sea el mismo Espíritu Santo quien me ilumine y abra los ojos de muchas personas que están donde yo estaba para que se aparten y se concienticen del peligro que esto significa para el mayor tesoro que todos tenemos y es nuestra alma…….

Soy una persona joven, bonita, activa y en mi vida Dios ha sido muy generoso conmigo, no me ha hecho falta nunca nada y siendo muy desagradecida lo tomaba como si fuera porque yo me lo mereciera….. Todo comenzó con una gran depresión que no tenía motivo alguno ni razón de ser, empecé a sentir que la vida no tenía ningún sentido, había perdido la esperanza, la alegría y yo solo quería desaparecer. Mi familia en su gran afán de ayudarme, me proponía muchas alternativas…

Recuerdo que una de las primeras fue que el esposo de mi tía era amigo de una señora que era médium del hermano José Gregorio Hernández(1) y me dijo que él podía sacarme de ese problema….. Cuando esta señora llegó a mi casa me hizo un rito supuestamente de limpieza con unas matas y así empezamos a hablar, ella me dijo que permaneciera en contacto con ella y que cualquier cosa importante se la consultara….. de entradita empecé a entrar en espiritismo y santería, por mi gran ignorancia sin saber sus consecuencias…… Al año siguiente cuando estaba terminando mi carrera, la depresión volvió a aparecer, tenía que ver en parte por el stress que muchos tienen por el futuro, pero la mayor parte de mi depresión y que en ese momento no era consciente, era que yo estaba viviendo en pecado mortal, sé que para muchos como para mi en ese instante ni se me pasaba por la cabeza que esto tenía algo que ver.

Nuevamente, la ayuda que apareció esta vez de parte de mis amigos no fue la mas espiritual, por el contrario seguía destruyendo mi alma como un cáncer silencioso, cuyo único síntoma era la tristeza….esta vez la gran solución fue ir donde un señor muy conocido que leía las cartas…el resultado el mismo porque estando este señor al frente mío me dijo…. «es que tu no crees en esto». Mi enfermedad seguía creciendo porque, así yo no creyera, mi alma cada vez seguía enfermándose con estos pecados por haber aceptado ir y no confiar en el infinito poder de Dios.

Finalmente, mi mamá en su angustia consultó con un psicólogo que gracias a Dios era Católico comprometido y practicante. Me hizo varios exámenes, hablamos varias veces y me dijo que el problema no era intelectual porque yo había demostrado tener una inteligencia por encima de lo normal, que mi carrera estaba bien según lo que yo quería y a mis capacidades, pero que el si veía un problema psicológico que me estaba generando el noviazgo que yo tenía en ese momento. El me aconsejó que dejara a mi novio (debo aclarar que la primera en sugerírmelo fue mi mamá con su  sentido materno y ella nunca me había dicho algo así, pero yo en mi apego enfermizo no le había hecho caso), y como solución perfecta me preguntó cuanto hacía que no me confesaba. Yo le dije que desde la primera comunión. Me sugirió como terapia entrar en un grupo de oración e ir a confesarme inmediatamente con un sacerdote que me recomendó. El sacerdote, Dios lo tenga en su Gloria, la mejor bendición y medicina que podía haberme dado, me dijo deja a tu novio y no peques mas.

Finalmente tuve el valor de dejarlo y mi vida mejoro muchísimo, claro está que mi confesión había sido incompleta porque no había mencionado lo de las cartas y santería que yo no sabia que eran pecado…. Esto repercutió unos meses mas tarde casi en mi graduación, la depresión volvió a aparecer y esta vez mas fuerte, me la pasaba llorando todo el día y no podía dormir, nuevamente fui donde el psicólogo y el me recomendó tomar una pequeña cantidad de pastillas para el sueño pero me dijo que sólo tomara lo que el me dijera porque estas crean adicción y yo no necesitaba mas cantidad…  Al mismo tiempo, en mi afán y desespero, consulté un psiquiatra que de una vez me mandó pastillas para doparme y eso si que empeoró porque en vez de solucionar el problema lo trato de adormecer, adormeciéndome a mi, como un zombi prácticamente y una gran contradicción entre el psiquiatra y el psicólogo.

Me cansé de tanta pelea y otro amigo vino con la peor solución que le pueden dar a cualquiera y fue, te voy a llevar a un centro donde aprendes a sanarte a ti misma y donde te enseñan a superar cualquier problema. Sin saberlo estaba dándole el sí para que el maligno arrebatara mi alma e hiciera con ella lo que quisiera. Entré en un programa que se llama Desarrollo del Potencial Humano Integral, en Bogotá, cuyos cursos son carísimos y lo único que hacen con gran habilidad es robarte tu fe. Te empiezan dando unas cursos de relajamiento que lo mezclan al mismo tiempo con mantras que son repeticiones de ciertos ruidos y que estos a su vez son invocaciones obviamente que no trabajan con Dios para nada sino con espíritus. Una vez estas aprendiendo a aceptarte y a aceptar tus problemas te dicen muchas verdades sacadas propiamente de la Biblia, pero al mismo tiempo te dicen una gran mentira y es que el maligno no existe, que Dios nos ama mucho y que nunca permitiría que nadie nos hiciera daño y que por eso el Diablo no existe…..gran mentira para poder entrar y arrasar con todo lo que esta en tu alma…siguen confundiéndote y además te piden que escojas una maestro con el que desde ahora en adelante estarás, yo escogí a Jesús y a la Virgencita, ellos no negaron que Jesús fuera maestro, pero si engañan a los demás diciendo que hay mas maestros de su mismo nivel.

Son muy astutos y es que el maligno es el gran imitador y el gran mentiroso, no hay nadie que conozca mejor la verdad y la Biblia que el maligno para poder confundir, y esto es lo que hacen los de la tan llamada Nueva Era. Se valen de nuestra gran ignorancia y tibieza para podernos arrebatar con mentiras. Una vez abierta esta puerta, te empiezan a meter meditación trascendental que no es otra cosa que trabajar con espíritus en estado inconciente de meditación, yoga que muchos lo ven como algo útil para el cuerpo, es una técnica que adormece tu alma y tu fe, al usar diferentes sonidos y al mismo tiempo te hipnotiza,reiki, supuesta sanación con las manos a través de la energía que tienes. No niego que existan dones de sanación con las manos, porque se que existen pero esos sólo vienen de Dios y se utilizan en su nombre y para su Gloria, no para Gloria propia ni mucho menos usando falsas invocaciones, espíritus y signos.

Ustedes no se alcanzan a imaginar cuan peligroso es todo esto. El abrir una pequeña puerta al maligno, es abrir la puerta al peor de los cáncer que pueda existir porque actúa silenciosamente y destruye y arrebata tu alma completamente hasta que no pueda mas. Y lo peor es que tu no te das cuenta y eres como un zombis, como un cadáver andante, que te tiene enceguecido con su falsa paz basada en sus mentiras….

Dios en su infinita misericordia y Amor, y como buen papa, enamorado de todos sus hijos y de sus almas, permite que muchas cosas pasen para recuperarlas y así lograr la salvación y sanación de nuestras almas. El, conociendo mi terquedad y mi soberbia, y mi gran ceguera espiritual por toda esta mentira en la que estaba yo viviendo; permitió un duro golpe en mi vida para mostrarme su infinita misericordia y perdón.

Mi papá fue secuestrado, y en contra de lo que muchos piensen, desde allí empezaron las bendiciones, porque él fue el corderito que sirvió para que todos nosotros como familia volviéramos los ojos a El y cayéramos de rodillas a reconocerlo como único Señor y a implorarle perdón por nuestros pecados. Lo que Dios hace, lo hace perfecto. En sus manos nos quiere tener siempre y no dudo ni un solo instante que El estuvo protegiéndolo junto con la Virgencita todos los días y no permitió que nada malo le pasara.

A nosotros mientras tanto nos dió el mejor baño que cualquier persona pueda tener y es el baño de la gracia a través de la confesión. Providencialmente llego a mi casa un sacerdote que nos habían recomendado. Llegó a confesarnos a cada una y por lo menos mi confesión duro 2 horas y media. Imagínense que tan sucia estaba y que tan limpia quedé, porque fue un baño a presión limpiando desde la herida mas profunda y liberando todas estas ataduras que tenía con el maligno. Les cuento que durante toda la confesión lloré de corazón y con dolor mis pecados y el sacerdote también lloraba conmigo, cosa que no entendía hasta que mucho tiempo después me di cuenta que el tenía el don de sentir si la persona realmente estaba arrepentida de sus pecados. Dios lo bendiga. Empezaron a llover imágenes peregrinas de nuestra señora en todas sus advocaciones. No hubo una semana de los 11 meses que estuvo secuestrado mi papa que Nuestra Señora no estuviera con nosotros. Al mismo tiempo nos empezó a rodear de buenas y santas amistades. Tan pronto empecé a acudir a los grupos de oración, todos oraban por mi papá día y noche. También me puso bajo la custodia de unos sacerdotes Franciscanos muy santos que me enseñaron muchísimo. Una de sus santas enseñanzas es que no hay mayor liberación que la confesión. Si los psicólogos y los psiquiatras aceptaran esto y lo pusieran en práctica habrían menos personas desquiciadas y enfermas en los hospitales, porque hay muchos que están posesos….., también me enseñaron el poder de la oración del Santo Rosario, de la comunión diaria y del ayuno, entre otras cosas. Quiero compartirles también que en este proceso cuando yo entré al grupo de oración y empecé a rezar el Rosario, fui a visitar a un tal amigo mío que hacia rezos unido con la «hermandad blanca» que nos son mas sino espíritus malignos, creánme traté todos los medios para hablar con el pero me fue imposible, fui a buscarlo, lo llamaba por teléfono, le dejaba mensaje y finalmente le compré una tarjeta de teléfono para que me pudiera llamar al celular y ni eso. Cierto día me lo encontré y lo primero que me dijo fue, «¿estas rezando el rosario verdad?» Yo le dije que si y me dijo se te nota. Ellos lo pueden identificar claramente por que el Rosario es el mayor arma para derrotar a Satanás y el mismo le tiene miedo al Rosario, después entendí que era por el Santo Rosario que el no se me podía acercar……

Finalizo dejándoles saber que hasta hace dos meses tuve, espero sea la última liberación de exorcismo con sacerdotes autorizados para esto y estuve hospitalizada en una clínica para pacientes con enfermedades mentales y obviamente, tratada por doctores que me doparon todo el tiempo. Le decían a mis papas que estaba desquiciada cuando en realidad estaba sufriendo mucho porque estaba poseída y yo sentía y veía todo el dolor de mi pecado y los demonios que rodeaban allí a las personas…..por eso hablo con propiedad del tema…..

Le doy gracias a Dios y a la Virgencita por haberme permitido compartir este testimonio con ustedes todo para su Gloria y por haberme rodeado de santos sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos…. Seamos Santos….para Dios nada es imposible……y si lo hizo conmigo, con usted también lo hará. Solo abra su corazón, sea humilde y acuda constantemente a la confesión con verdadero arrepentimiento de corazón……

Dios nunca nos ha abandonado, ni nos abandonará. Dios nos regresó a mi papá sano y salvo sin pagar un solo peso; según la promesa de Nuestra Señora, lo tuvo siempre protegido y nos lo confirmo el día de su rescate con estas palabras que se las comparto porque nos son mías sino suyas y para la mayor Gloria de Dios: “He rescatado a mi pequeño Pedro Pablo, porque todos aquellos que se consagren a mi Inmaculado Corazón, Yo jamás los desamparo”….Dios los bendiga y la Virgen Santísima los proteja bajo su manto y los guarde en su Inmaculado Corazón.

Fuente: Corazones.org

 


NOTA

(1) -José Gregorio Hernandezes un médico que murió en olor de santidad y se le puede tener una sana devoción. Pero muchos la han llevado por el camino errado.

Entradas Relacionadas

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

Provengo de una familia Católica, donde las primeras oraciones fueron enseñadas por mi abuela paterna cada noche al ir a dormir. Nunca fui muy comprometido, tampoco profundicé demasiado sobre la fe católica, más bien veía la congregación como una institución social,...

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Había dedicado algunos años a la Defensa de la Fe en mi Iglesia Católica, sin embargo este conocimiento había provocado en mí, sentimientos de jactancia arrogancia, vanidad etc. Sabía de "todo" lo necesario para defender La Iglesia pues para mí, todos los demás eran...