Slider

John Broadhurst, De obispo anglicano a laico católico, «pero con la Iglesia»

Iglesia anglicana

La cabeza de la comunidad anglicana de Fulham ha sido el primer obispo anglicano en anunciar que dimitirá para ingresar en un Ordinariato anglocatólico.

________________________________________________________________________________________________________

Un antiguo obispo anglicano se muestra feliz de ser ahora «sólo un católico común»

Un importante obispo anglicano da por hecho el cisma con los episcopalianos

Benedicto XVI: «La Iglesia está llamada a ser inclusiva, pero no a costa de la verdad cristiana»

John Broadhurst, obispo de Fulham, no sólo ha sido el primer obispo de la Iglesia de Inglaterra en anunciar públicamente que a fin de año dimitirá para ingresar en un Ordinariato anglocatólico, aceptando la doctrina del Catecismo Católico y la autoridad del Papa. También ha sido el primero en explicar su decisión con detalle en la radio, en concreto en el programa «Sunday» de BBC Radio 4.

«La Iglesia anglicana se ha ido separando de la católica con sus decisiones, y tenemos todo el asunto del matrimonio gay en la Comunión Anglicana, y las mujeres sacerdote en Inglaterra, y las mujeres obispo, y recientemente llegó la oferta del Papa, muy generosa, en “Anglicanorum Coetibus”, que dice a anglicanos como yo: “Hay un hogar para vosotros, si queréis”».

Broadhurst está renunciando a mucho. Como católico, al estar casado, no podrá ser obispo. De hecho, no tiene ninguna seguridad de que la Iglesia Católica lo tome como sacerdote, aunque le gustaría y, con permiso de Roma, es posible. «Yo espero y deseo dimitir a final de año y tengo la esperanza de entrar en el Ordinariato. Tengo la esperanza de ser sacerdote, pero, al final, si he de ser un simple seglar, lo acepto, no pasa nada. Como decíamos en el debate sobre mujeres obispo: el ministerio no es una carrera, sino una vocación. Es lo que la Iglesia requiere de ti, no lo que tú pides a la Iglesia».

Después de 25 años en el Sínodo de la Iglesia Anglicana, está convencido de que ya no hay sitio para los conservadores en ella. Según el informe «Cost of Conscience» de 2002, que entrevistó a 2.000 clérigos anglicanos, sólo una de cada tres sacerdotisas anglicanas cree en la maternidad virginal de María, casi la mitad niega que Jesús resucitara, un 30% niega la Trinidad y una de cada cuatro no cree en «Dios Padre Todopoderoso» ni en «Dios Espíritu Santo». Y las que hoy son sacerdotisas enseguida serán obispas. «Ya dije en 1994 que no puedes tener sacerdotisas sin tener obispas», explica Broadhurst.

El aún obispo anglicano cree que el Ordinariato católico nacerá pequeño al principio, «porque para muchos sacerdotes, con esposa y familia, es muy duro pasar a una situación insegura, pero he recibido muchos e-mails de laicos preguntando “¿cómo se entra?”. No puedes unirte a algo que aún no existe». Él, en cualquier caso, está convencido de su decisión.

En Baltimore, 85% a favor

La parroquia episcopaliana de Mount Calvary, en Baltimore, Estados Unidos, votó este fin de semana a favor de entrar en bloque en la Iglesia Católica a través de un Ordinariato anglocatólico. El 85% de los feligreses votó en ese sentido. La Iglesia Episcopaliana (anglicanos liberales de EE UU) puede que se enfrente a la Católica, a los parroquianos o al Ordinariato (cuando se cree) por la propiedad del edificio, y su decisión puede influir a otros grupos, pero los fieles prefieren la unión con Roma, con o sin los locales.

Autor: Pablo J. Ginés/La Razón

Fuente: REL

Entradas Relacionadas

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

El testimonio de mi regreso a la Iglesia Católica

Provengo de una familia Católica, donde las primeras oraciones fueron enseñadas por mi abuela paterna cada noche al ir a dormir. Nunca fui muy comprometido, tampoco profundicé demasiado sobre la fe católica, más bien veía la congregación como una institución social,...

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Mi Testimonio de regreso a la Iglesia Católica

Había dedicado algunos años a la Defensa de la Fe en mi Iglesia Católica, sin embargo este conocimiento había provocado en mí, sentimientos de jactancia arrogancia, vanidad etc. Sabía de "todo" lo necesario para defender La Iglesia pues para mí, todos los demás eran...